Ir al contenido principal

HERIDAS

Los rastros que va dejando en el cuerpo y en el alma de otros, y muy especialmente de otras, el depredador patriarcal saben a sangre pero también a sal amarga. Son heridas que dejan el cuerpo lleno de cicatrices pero también un alma agujereada que ya difícilmente podrá ponerse a resguardo de la lluvia y demás inclemencias de la vida. 

Las vidas de Grace nos habla de esos rastros y de esas heridas. De las dificultades de dos mujeres para superar la losa de un padre que abusó de ellas y las hizo vivir en el infierno. Grace es la supervisora de un centro de acogida de menores en el que trata precisamente de hacer con ellos lo que ella no consigue hacer con sí misma: romper con los fantasmas del pasado y ayudarles a que les crezcan alas. La llegada al centro de Jayden, una joven inteligente y huraña, víctima similar a como lo fue Grace, hará que ésta recobre el valor perdido y sea capaz de enfrentarse al fin a un pasado que el está impidiendo vivir gozoso el presente.

Esta hermosa, sencilla y sin embargo contundente película nos muestra a unos seres vulnerables, heridos, incapaces de remontar al vuelo y presas fáciles por tanto para unos márgenes en los que pueden sentirse, aunque sea artificialmente, cómodos y seguros. Las vidas de Grace nos vuelve a dar señales de alerta sobre la necesidad de construir unas relaciones interpersonales, y muy especialmente las que se desarrollan en el ámbito familiar, basadas en la empatía y en el reconocimiento. Estos dos son los únicos instrumentos que finalmente pueden ayudar a contrarrestar los dolores del alma y desde los cuales es posible reiniciar el disco duro. Y, sobre todo, esta película vuelve a poner el dedo en la llaga de los efectos que la violencia del macho provoca en los seres más débiles que él considera posesiones sobre las que ejercer poder y autoridad. Un macho que necesita de "otras", a las que cosifica y niega autonomía, para sentir que está cumpliendo satisfactoriamente su papel. Y no siempre, no deberíamos olvidarlo, esas otras consiguen, como las protagonistas de esta película, coger la bicicleta y salir huyendo, gritar a los cuatro vientos su dolor e iniciar la andadura que les permita salir, no sin lágrimas, del infierno.

Las vidas de Grace (Short Term 12)
Destin Cretton, 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…