Ir al contenido principal

CONTRA UNA UNIVERSIDAD IDIOTA

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 29-9-2014


En su último y recomendable libro, Podemos hacer más. Otra forma de pensar el Derecho , Manuel Atienza clasifica a los individuos en cuatro grupos: los avispados--desaprensivos, los idiotas, los parias y los cívicos. Los primeros son aquellos que se sitúan en una posición de ventaja en el sistema y actúan sin muchos frenos morales. Los idiotas pueden ser privilegiados o desaventajados, pero en todo caso coinciden en su escaso interés por la cosa pública. Los parias son los más desaventajados, y no por su propia culpa, sino por la acción combinada de avispados e idiotas. Finalmente, los cívicos tratan de que no haya ni privilegiados ni desaventajados. Para ello, "procuran poner límites a los avispados, despabilar a los idiotas y redimir a los parias".
Partiendo de esa clasificación, debiera ser evidente que una de las funciones de la Universidad sería generar más y mejores ciudadanos cívicos. Este objetivo, sin embargo, parece diluirse en un modelo universitario en el que prima una concepción mercantilista de la enseñanza y en el que la responsabilidad social de los docentes se devalúa ante una maquinaria que nos convierte en autómatas. Las sucesivas reformas, las terribles consecuencias de ese engendro llamado Bolonia, los recortes presupuestarios y la proliferación de una casta de dirigentes con una evidente cortedad de miras, está influyendo en la reducción de nuestro papel al de meros transmisores de saberes técnicos y habilidades que se miden más por la cantidad que por la calidad, al tiempo que nuestro tiempo se consume en un océano de exigencias burocráticas que no solo nos aíslan de lo que debieran ser nuestras ocupaciones principales sino que también hieren de muerte el entusiasmo del más optimista.
Pese a todas esas limitaciones, empiezo el curso con las ganas propias de quien es consciente de su responsabilidad como docente de una universidad pública, y con la ilusión que me proporciona saber que tengo la posibilidad de despertar las mentes de quienes nos llegan adormecidos. Soy consciente de que eso implica navegar contracorriente, con el consiguiente coste a nivel profesional, y con la necesidad por tanto de buscar energías que provienen más de fuera de la Universidad que de dentro de ella. Sin embargo, cada día que pasa estoy más convencido de que mi papel no debe ser el mero transmisor de contenidos teóricos o el de estricto cumplidor de unas guías docentes que encorsetan mi libertad de cátedra. Al contrario, creo que debo provocar al alumnado, rebasar las fronteras, incomodarlo incluso, porque solo así es posible que despierte, que se genere un saber crítico basado en el pluralismo y en el disenso. Un saber, que en el caso del Derecho, nos obliga a admitir como una suerte que dos y dos no siempre sumen cuatro. Además debo entrenar sus mentes para que nunca se conviertan en simples piezas de un juego que otros muevan por ellos, además de transmitirles el hondo sentido de la ética sin la que no es posible la convivencia democrática e, irremediablemente, ahora con más insistencia si cabe, la idea que los derechos son procesos de lucha y que por lo tanto nunca debemos bajar la guardia en la pelea por su efectivo e igual reconocimiento.
A estas alturas solo espero del sistema que, como mínimo, no me asfixie con sus exigencias, al tiempo que no pierdo la esperanza en que quienes llevan el timón estén más cerca de los cívicos que de los avispados de los que habla Atienza. Igualmente desearía que entre mis colegas ese ánimo transformador e incluso desestabilizador del orden establecido fuera la regla y no la excepción, porque solo desde el diálogo cooperativo son posibles las revoluciones. Y eso es lo que realmente necesita nuestra sociedad, y en ella también nuestra Universidad, una auténtica revolución sin la que la felicidad que anuncia los programas electorales no será más que el pasaporte para que se mantengan en sus posiciones los que sacan provecho de la dictadura de la mediocridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…