Ir al contenido principal

LA LEY DEL DESEO

El desconocido del lago
Alain Guirauidie, Francia, 2013


Vi hace dos días  la película que triunfó en el Festival de Cine de Sevilla, y que también recibió aplausos en Cannes, y a la que algunos han calificado como la "cara b" de "La vida de Adèle", y aún ando desconcertado. Aún no tengo claro si me gustó o no. En todo caso, y supongo que eso es lo mejor de una película, no me dejó indiferente. Y no lo hizo por el sexo gay explícito, que es tan infrecuente a salvo del cine porno, ni tampoco por el indudable atractivo de los dos protagonistas (aunque ambas cosas serían razones más que suficientes para verla). Me dejó tocado por la historia que cuenta y por como lo hace el director, por esa aparente fluidez y simpleza que no es tal, por ese gusto tan francés por una estética y una moral al mismo tiempo complejas y turbias. Creo que la película, que casi podría ser una obra de teatro, pone el foco, de manera brutal, sobre los límites del amor y del deseo, sobre esa maraña de instintos y emociones que a veces ni sabemos ni queremos controlar. Sin saber que tal vez en esa mezcla tan turbulenta reside la naturaleza última del ser que ama y que desea. Ese ser que, junto a la razón, tiene cuerpo y piel. Que es animal y  también naturaleza.

Porque somos seres deseantes. Queremos, ansiamos, necesitamos. Más que el amor creo que es el deseo el que mueve nuestras vidas. El deseo que nos hace potenciar los instintos puramente animales, el que también nos reconcilia a veces con la belleza, el motor que nos precipita en ocasiones al vacío. La fuerza que nos une al centro de la tierra y que nos convierte en seres únicos, intensos, racionalmente sensuales. Fuego y lágrimas. El deseo también como origen de frustraciones y como gatillo que dispara un arma. La muerte, la posesión, la ruina.  En ocasiones tratamos de disfrazarlo con sentimientos. Otras es la misma sociedad las que nos obliga a enmarcarlo en las clausulas de un contrato o en categorías que nos reconducen al orden. Porque el deseo es en sí desordenado, genera truenos y tempestades, es la máxima expresión de libertad. Y no es como el amor. Este puede en muchos casos tener la placidez de una conversación, como la que mantienen dos de los protagonistas de la película. Pero el deseo es siempre una fuerza que arrastra, que conmueve, que es capaz de arrancar los cimientos del edificio. Y que alcanza en un orgasmo la expresión última de esa comunión de cada uno de nosotros con la naturaleza en la que somos libres... el bosque, el lago, el silencio... Sin rastros de civilización, como en la película. Salvo ese policía que pregunta y que representa el orden establecido, y el helicóptero que son los ojos de la represión y la pena. 

El desconocido del lago es una película aparentemente serena, sin estridencias, pausada y hasta podría parecer amable. Sin embargo, está repleta de esos hilos inquietos y turbios de las pasiones últimas. Las que nacen entre el pecho y el vientre. Las que superan la "racionalidad" de los sentimientos y se adentran en los vericuetos de la piel. Tan cercanas por tanto a la muerte, a la aniquilación, al goce de morir algo en cada orgasmo y  luego recuperar la vida. Todo en esta película tiene en la superficie la placidez del lago pero en ella lo realmente importante son los infiernos que habitan en el bosque. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…