Ir al contenido principal

CUESTION DE PELOTAS

Las fronteras indecisas
Diario CORDOBA, 28-4-2014

Durante siglos la masculinidad hegemónica se ha construido sobre la proyección pública de los varones y sobre una concepción de la racionalidad excluyente de cualquier aspecto emocional. La hombría se definía en virtud del éxito en la producción, al tiempo que se huía del ámbito privado entendido como espacio de las mujeres y generador de hábitos y capacidades consideradas no masculinas. Mientras que los hombres cumplían con su rol de proveedores y eran educados, como bien señalara Stuart Mill, en la "pedagogía del privilegio", las mujeres se encargaban de mantener los vínculos emocionales y de desempeñar unos trabajos, los de cuidado, carentes de reconocimiento social y económico. Afortunadamente este binario jerárquico empezó a resquebrajarse a finales del siglo XX gracias a la progresiva incorporación de las mujeres a lo público y a la reflexión crítica que algunos hombres empezaron a hacer sobre su lugar en el mundo. Una tarea que dista mucho de estar concluida y que incluso en estos malos tiempos para la igualdad corre el riesgo de sufrir un claro retroceso.
De ahí que las palabras de Miriam González, la mujer del vicepresidente británico, defendiendo que "los hombres que cuidan de sus hijos tienen más cojones", resulten tan oportunas y necesarias. Porque más que nunca ahora son necesarias voces públicas, y sobre todo referentes sociales, que nos muestren que el camino hacia la igualdad real de mujeres y hombres pasa necesariamente por que nosotros revisemos nuestra subjetividad y porque junto a ellas articulemos de otra manera las relaciones entre lo público y lo privado. Un proceso que pasa inevitablemente por la valoración social y económica de los cuidados y por la reconstrucción de unas identidades masculinas que siempre han negado las virtudes y capacidades ligadas a dichos trabajos. Lo cual, entre otras consecuencias negativas, ha hecho que muchos hombres no disfruten los gozos que encierra la dimensión emocional del ser humano y la vivencia cotidiana de un espacio en que el que descubrimos nuestra interdependencia y alimentamos la empatía.
Por todo ello, me han resultado especialmente llamativas las declaraciones de uno de los candidatos a rector de nuestra Universidad cuando hace unos días afirmaba que "paso aquí más tiempo que en mi casa". Unas declaraciones que sin duda comparten buena parte de los hombres que siguen cifrando su identidad en virtud de su dedicación a lo público y que, al mismo tiempo, ponen de manifiesto que ello es posible porque siguen teniendo compañeras que se encargan de suplir sus ausencias en lo privado. Lo cual, obviamente, genera un contrato con condiciones desiguales y prorroga un modelo en el que el poder sigue siendo cosa de hombres.
Uno de los grandes retos de las sociedades democráticas, que de alguna manera estaba implícito en las palabras de Miriam González, sería pues la conquista de unas subjetividades masculina y femenina en las que convivan de manera equilibrada sus dimensiones pública y privada. Entendiendo además que por ejemplo la dedicación a los trabajos de cuidado, el tiempo que se invierte en la familia o en el desarrollo afectivo, no resta sino que suma capacidades y excelencia. De manera que lleguemos incluso a la conclusión de que sería un mejor rector o una mejor rectora aquel hombre o aquella mujer que han sabido conciliar razón y emoción, público y privado, los despachos y la vida. Porque solo de esta manera podremos avanzar no solo hacia una sociedad más justa sino también hacia un modelo de convivencia en el que todas y todos podamos vivir con mayor plenitud y felicidad. Lo cual pasa, insisto, por revisar el modelo que ha definido durante siglos lo que significa ser un hombre de verdad. Algo que no estaría mal que empezara a asumir el que sea futuro rector de la UCO, dado su valor de referente en el contexto educativo. De lo contrario, mucho me temo que habría que poner en duda su compromiso real con la igualdad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…