Ir al contenido principal

LA HERIDA

Ana tiene un trastorno límite de la personalidad. Paradójicamente en su trabajo cuida y está pendiente de los demás, pero en su vida personal es incapaz de relacionarse y, sobre todo, es incapaz de cuidarse a sí misma. Vive en un permanente estado de autodestrucción, de zozobra, de miedo a encontrarse en el espejo. Sola. Rodeada de gente pero aislada. Necesitada de comunicarse con otros pero prisionera de sí misma. Incapacitada para moverse en un mundo en el que se siente una extraña. 

La historia de Ana es la que nos cuenta el primer largometraje del sevillano Fernando Franco. Sorprende la madurez con que el director se ha acercado a un personaje tan difícil y como ha construido un relato que corría el riesgo de caer en el exceso o de quedarse en la frialdad caligráfica. Franco ha tenido el gran cierto de hacer una película sincera, honesta, en la que no pretende demostrar su protagonismo, ese vicio tan habitual en directores jóvenes y no tan jóvenes. Ana es la verdadera y única protagonista. La cámara está a su servicio. Y todo lo que la rodea es discreto, útil, apenas perceptible, suave. Lo importante es que el espectador mire el rostro de Ana y procure entenderla, que sienta empatía por su dolor, que incluso, aun siendo difícil, pueda reconocerse en ella. Porque ese es el gran mérito de LA HERIDA: sentir como espectadores que tal vez no estamos tan lejos de Ana, que su infelicidad puede tener muchos puntos de cercanía con la que muchos de nosotros sentimos en ocasiones, que su trastorno quizás no sea tal sino más bien el síntoma de unos tiempos de relaciones líquidas y de egoísmos que nos hacen autodestructivos. Que la herida que rompe en dos la serenidad de la protagonista es bastante similar a la que nos cubre de lágrimas cuando andamos como náufragos por la ciudad.

Ese proceso empático no sería posible sin la prodigiosa interpretación de Marian Álvarez. Llevaba tiempo queriendo ver esta película por lo mucho y bien que había leído sobre ella, aunque tenía miedo a que la historia me incomodara y me provocara más dolores de los necesarios. Ahora que al fin he superado esa barrera, reconozco que su trabajo se merece todos los premios del año y espero que el próximo domingo se lleve el Goya (aunque eso suponga arrebatárselo a mi adorada Inma Cuesta). Su rostro, su presencia, su voz, su estar sin excesos, su contención y su emoción, hacen que uno no pueda olvidar fácilmente a una mujer como Ana. Tal vez, insisto, porque acabamos reconociendo en ella muchas heridas propias a las que no nos atrevemos a ponerle nombre. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…