Ir al contenido principal

HACIENDO LECTORES Y LECTORAS

Hace tiempo le escuché a Alberto Manguel decir que la mejor manera de aumentar esta especie de cofradía que formamos los lectores y las lectoras, consistiría en que cada uno de nosotros asumiera el compromiso de enganchar al menos a dos personas más en esta aventura.  Eso es lo que intenté la semana pasada cuando estuve en la clase de Year 8.1 del Colegio Británico hablándoles de mi pasión por los libros, a través de la experiencia que para mí supuso leer el Diario de Ana Frank cuando más o menos tenía su edad.

Si estar con ellos, ver sus caras, escuchar sus preguntas, fue ya para mí todo un regalo, la sorpresa de ayer fue mayúscula cuando Abel me trajo este "libro" hecho con la suma de sus experiencia lectoras. En él, cada alumno y cada alumna me cuenta cuál es su libro favorito, el primero que leyeron, el que más los ha marcado, el que les recuerda a algún familiar... Hay alguna historia personal que hasta hizo que se me saltaran las lágrimas, como la de esa chica que siempre recuerda el libro que le leía su abuela, ya fallecida, y que siempre que vuelve a su ciudad se lo lleva para leérselo en la tumba... Con otras he sonreído, como en la experiencia de ese "personaje" que sueña con ser torero y que me cuenta su vida a través de los libros... Incluso hay alguno y alguna que han escrito versos sobre el amor a la lectura. Y todo ello con una página final en la que con sus firmas y sus dedicatorias me dan las gracias por el rato que compartimos.


A estas alturas de mi vida, he de confesar que algunas de las mayores satisfacciones que los días me han deparado han tenido que ver con mi pasión por la literatura. Y no sólo por el placer y el descubrimiento que siempre me ha proporcionado, sino por todo lo que ha ido sumado a ella. Las personas y lugares que he conocido a partir o a través de los libros, las "novelas" que en paralelo en vivido, los recuerdos que se han ido forjando y que me han ido haciendo el hombre que soy.... A ellos se suma ahora este diario de varios pre-adolescentes, entre los que está mi hijo, que me han confiado sus intimidades literarias, sus emociones, sus ilusiones también. Con la ternura infinita y con la inocencia deslumbrante que sólo cabe en la edad que ellos están empezando a dejar atrás. Es por tanto un tesoro que guardo ya en el estante más privilegiado de mi casa y en el pliegue más cálido de mis emociones.



Estoy seguro que cuando la vida me sorprenda con sus sombras, me bastará volver a estos textos, a estos dibujos, a estas palabras tan auténticas, para remontar el vuelo y seguir batallando. Sabiendo que si la felicidad existe no puede ser otra cosa que la suma de estas pequeñas grandes cosas que hacen que merezca la pena. 

Gracias a todas y a todos, mis queridas y queridos compañeras y compañeros de Abel. Seguiré muy cerca vuestros pasos de lectores y lectoras. Y espero, con todas mis ganas, que las sorpresas que os depare la vida sean tan gratas como la que ayer me disteis con vuestro generoso regalo.  

Seguiré pues leyendo porque sé que en los libros está la llave de mi felicidad. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…