Ir al contenido principal

EL AMOR EN PLURAL: Barcelona, nit d`estiu





Anoche una película inesperada, pequeña, en la que no tenía puestas muchas expectativas, me sorprendió gratamente. La primera película de Dani de la Orden nos relata con frescura, sin grandes pretensiones, con una grata y cálida narración, seis historias de amor que se desarrollan en paralelo una misma noche en Barcelona. A través de ellas vamos haciendo un recorrido por lo que podrían ser los diferentes estadios del amor. Desde las timideces del primer beso al coste del olvido, pasando por la asunción de responsabilidades que implican ciertas consecuencias del amor o lo duro que es soportar un sentimiento que no llega a decirse del todo. 

Con la ayuda de un reparto de jóvenes actores, la mayoría de ellos para mí desconocidos, llenos de talento y frescura, la película nos plantea una mirada sobre las relaciones afectivas desde diferentes ángulos. Aunque hay historias más conseguidas que otras, las seis van urdiendo una trama en la que uno se va dando cuenta de lo complicado que es amar, sentirse amado y, además, conciliar ese milagro con las urgencias de la vida. Todo ello además en el escenario de una Barcelona muy bien fotografiada y en la que dan ganas de perderse no una sino más de una noche. 

La película tiene además el acierto de contar, sin grandes aspavientos ni moralinas, dos historias de amor no hetero. Una de ellas, la de los dos chicos jugadores de fútbol, con una fuerte carga de denuncia de la homofobia presente todavía en muchos ámbitos, como es el deportivo.  La otra, que sólo al final nos descubre que tiene como protagonistas a dos chicas, es interesante porque sirve para dejar al desnudo una masculinidad competitiva y patriarcal que acaba por los suelos ante la inteligencia de dos mujeres que se muestran más listas que ellos.

También hay espacio para esa historia de amor callado, imposible, o para la de un primer beso que es como lanzarse vestido a la piscina. A través de los seis relatos nos encontramos además con un retrato lúcido de cómo hombres y mujeres vivimos y reaccionamos ante el amor, el sexo, la pareja, el compromiso. En este sentido, es fantástica la historia de la joven pareja que se recibe la noticia de que van a ser padres, sobre todo por cómo reaccionan de manera tan distinta ella y él.  El amor y sus consecuencias. Las responsabilidades. La madurez. ¿El fin del amor?


La película se desarrolla la noche del 18 de agosto de 2013, cuando el cometa Rose atravesó el cielo de Barcelona. Apenas un instante que puede vivirse como algo mágico, irrepetible, fugaz. Quizás como el amor. Tan luminoso pero tan volátil. Tan escurridizo entre los pliegues de la vida cotidiana, en la que las cosas ni son tan mágicas ni saben de milagros. Amor, sexo, deseo, pasión, necesidad de tocarnos y besarnos, de abrazarnos y sabernos acompañados en ese instante en el que la magia puede saltar. Una noche. Quizás sólo en una noche. Tan diverso y plural como las muchas maneras de encontrarnos y reconocernos.

ítulo original: Barcelona Nit d´Estiu
Nacionalidad: Española
Año de producción: 2013
Género: Comedia Romántica

Director: Dani de la Orden
Producción: Playtime Movies, El Terrat, Sábado Películas

Actores: Álex Monner, Luis Fernández, Joan Dausà, Sara Espigul, Jan Cornet, Francesc Colomer, Míriam Planas, Pau Roca, Bárbara Santa-Cruz, Bernat Saumell, Claudia Vega, Cristian Valencia, Miki Esparbé, Alba Ribas, Mar del Hoyo, Marc García Coté, Peter Vives

Duración: 76'
Calificación: Autorizada para todos los públicos

Guión: Edu Sola, Eric Navarro, Dani González
Dirección de producción: Carles Cambres
Dirección de Fotografía: Ricard Canyellas
Dirección de Arte: Eva Calviño
Música Original: Joan Dausà
Montaje: Elena Ruiz, Alberto Gutiérrez
Sonido directo: Pau Xandri, Lalo Durán
Mezclas de sonido: Oriol Tarragó, Marc Bench
Diseño de sonido: Laura Díaz
Efectos Visuales: Laura Pedro
Productores: Bernat Saumell, Alberto Aranda, Jose Corbacho, Andreu Buenafuente, Kike Maíllo, Toni Carrizosa


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…