Ir al contenido principal

EL ROSTRO DE WADJDA

"Espero haber hecho una película que sea cercana  la vida de las mujeres saudíes y que les inspire y les de fuerza para enfrentarse a la complicada situación social y política que viven. Aunque sea difícil desmontar unas tradiciones tan arraigadas, en las que se les niega a las mujeres una existencia digna - sobre todo porque las tradiciones se mezclan con interpretaciones religiosas - es un propósito por el que vale la pena luchar".
Haifaa Al Mansour, directora y  guionista

El rostro de Wadjda, un niña de diez años que se encuentra prisionera en la jaula de una sociedad ferozmente patriarcal como es la de Arabia Saudí, nos lo explica todo. Su rostro que se rebela contra el velo, que necesita mirar de frente, que no quiere esconderse ante los hombres, que forma parte de su identidad y sin el cual ella no sería más que una negra sombra.

El rostro de Wadjda nos va contando sus emociones, sus dolores, el desgarro que le provoca estar en una cárcel y la ilusión con la que mira y desea el vehículo de su libertad: una bicicleta verde. 

El rostro de Wadjda mira también el de su madre,  se interroga sin hablar cuando la siente igualmente esclava de un marido que dicta las reglas y la repudia, se enfada cuando comprueba como su madre parece incapaz de alzar el vuelo, de quitarse el velo, de dejar abierto el Corán para que lo toque el demonio.

El rostro de Wadjda se rebela cuando las reglas del sistema echan por tierra sus ilusiones, cuando mira a sus compañeras y se siente una "idéntica", cuando recibe la reprobación de su maestra que insistentemente le recuerda que ella debe ser, como buena mujer y devota, y como diría Rousseau, "casta guardiana de las costumbres". Ella parece no amedrentarse ante las dificultades porque quizás ha comprendido que en sus manos está plantarle cara al destino que los hombres han escrito en su nombre. 

A través del rostro de esta niña saudí, y de una peripecia pequeña pero que se convierte en grande por la fuerza emocional y narrativa con la que nos la cuenta Haifaa Al Mansour, descubrimos el lugar de las mujeres en un contexto social y cultural que sigue marcado por las más brutales leyes del patriarcado. Con la alianza de una interpretación fundamentalista de la religión, la sociedad en la que vive Wadjda la condena a ser un objeto, carente de subjetividad, sometida a un código moral mucho más restrictivo y humillante que el que se aplica a los varones. En las afueras de lo que en pleno siglo XXI, y al menos en algunas partes del planeta, entendemos como dignidad, que no es otra cosa que el espacio de autonomía que ha de permitir a cualquier individuo, hombre o mujer, ejercer sus derechos y libertades. Incluido el derecho a equivocarse, el derecho a ser malo o mala y , por supuesto, el derecho a desobedecer las normas heredadas. 


Me gustaría quedarme con ese final esperanzado en el que, dentro de los estrechos márgenes que el patriarca les permite, Wadjda y su madre se reencuentran y se reconocen en el ansia de romper las cadenas. De manera mucho más limitada en el caso de la madre, que tal vez lo único que pueda es cortarse el pelo largo que tanto gustaba al marido que la abandona por otra que pueda darle un hijo varón y abrirle las puertas a su hija, y de manera más contundente en las piernas de Wadjda que parecen conducirla a una promesa de libertad. Tal vez la que debe prender como llama en las mujeres más jóvenes que en un espacio como Arabia Saudí necesitan de una revolución urgente. La que Haifaa Al Mansour, una mujer que ha logrado hacer una película cuando todo lo tenía en contra y que además lo ha hecho con un pulso que ya quisieran para sí muchos directores consagrados, puede representar de la mano de esta historia que duele y que alimenta la militancia de quienes nos rebelamos contra todo tipo de grilletes. Los que frente a un relato como éste no podemos sino asumir que el feminismo continúa siendo la revolución pacífica y emancipadora sin la que no será posible sacar de la jaula a la mitad que continúa encerrada en ella.






Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…