Ir al contenido principal

IMPACIENCIA

LAS FRONTERAS INDECISAS
Diario Córdoba, 6 de mayo de 2013



La paciencia es una virtud que corre el riesgo siempre de amarrarnos a la indolencia, de convertirnos en sujetos
sufrientes, en expectantes individuos que dejan escapar el presente esperando un futuro imperfecto. La paciencia se halla cerca de actitudes propias de la moral católica, tales como la resignación, el sentimiento de culpa y la esperanza en un paraíso al que solo accederán los que hayan sabido renunciar a los placeres terrenales. Desde un punto de vista cívico, la paciencia puede convertirse en el peor enemigo de una sociedad que demuestra su vitalidad con el permanente movimiento y con las conquistas que van llenando de contenido un concepto inicialmente tan etéreo como el de dignidad. Una ciudadanía democrática debería ser por definición inquieta, impaciente, comprometida y reivindicativa. Precisamente todo lo contrario a lo que se ha fomentado en los últimos tiempos, en los que los principales actores políticos y las inercias institucionales nos han ido convirtiendo en meros espectadores. Una tendencia que, sin embargo, la crisis política y ética que nos azota está empezando a transformar, sobre todo desde el momento en que el hambre pide socorro y el progreso que creíamos imparable se vuelve líquido y amenaza las conquistas que creíamos irreversibles.

Por todo ello, me ha parecido no solo inoportuna, sino sobre todo democráticamente impresentable, la apelación a nuestra paciencia realizada por Rajoy hace unos días. Que el presidente del Gobierno, que no deja de dar muestras de su incapacidad para liderar unas políticas que nos salven del naufragio, nos pida que seamos pacientes supone una auténtica bofetada a nuestra dignidad ciudadana. Además de una vergonzante actitud del que se supone máximo representante del interés general hacia aquellos y aquellas que están sufriendo de manera más dolorosa las consecuencias de la crisis. Pedirle paciencia a los desempleados, a los dependientes sin ayudas, a los jóvenes obligados a emigrar o a los funcionarios convertidos en chivos expiatorios es una muestra más de la mediocridad, y por qué no, de la caradura, de quienes nos gobiernan.
Al contrario, y ante una situación como la que estamos sufriendo, y sobre todo frente a unos representantes que en vez de garantizar nuestros derechos parecen empeñados en acercarnos cada día un poco más al abismo, los ciudadanos deberíamos dejar de ser pacientes. Deberíamos armarnos de rebeldía y compromiso cívico porque no deberíamos seguir sufriendo ni un minuto más un sistema que nos retrotrae a la posición de súbditos.
No es legítimo, ni éticamente aceptable, que el líder de un gobierno democrático no sea capaz de encontrar palabras más consoladoras ni de ofrecer un proyecto que permita vislumbrar con una cierta confianza el futuro. Ante manifestaciones tan lamentables como la de Rajoy, y ante en general la mediocre actuación de una clase política que parece no darse cuenta de que ella es parte principal del problema, a la ciudadanía no nos queda más opción que batallar por los derechos civiles, políticos y sociales sin los que es imposible una vida digna, y por la revisión de unas reglas del juego que benefician a una minoría de poderosos en detrimento de una mayoría que cada vez es más vulnerable. Nuestra paciencia señor Rajoy, pero también señor Rubalcaba y en general señores y señoras que representan la voluntad general, está llegando al límite. Porque estamos hartos de su manifiesta incapacidad, de la ausencia de alternativas, de su complicidad con la ley de la selva y de unos discursos que tienen solo la altura de sus ombligos. Este país no necesita paciencia, sino mejores gobernantes, más calidad democrática y, por supuesto, una ciudadanía rebelde y responsable. Desde la quietud a la que nos obliga la paciencia es difícilmente recuperable la dignidad perdida e imposible la promesa de un paraíso que, como bien saben los obispos que desean ser colegisladores, de momento sólo es posible desde la ceguera de la fe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…