Ir al contenido principal

IMPACIENCIA

LAS FRONTERAS INDECISAS
Diario Córdoba, 6 de mayo de 2013



La paciencia es una virtud que corre el riesgo siempre de amarrarnos a la indolencia, de convertirnos en sujetos
sufrientes, en expectantes individuos que dejan escapar el presente esperando un futuro imperfecto. La paciencia se halla cerca de actitudes propias de la moral católica, tales como la resignación, el sentimiento de culpa y la esperanza en un paraíso al que solo accederán los que hayan sabido renunciar a los placeres terrenales. Desde un punto de vista cívico, la paciencia puede convertirse en el peor enemigo de una sociedad que demuestra su vitalidad con el permanente movimiento y con las conquistas que van llenando de contenido un concepto inicialmente tan etéreo como el de dignidad. Una ciudadanía democrática debería ser por definición inquieta, impaciente, comprometida y reivindicativa. Precisamente todo lo contrario a lo que se ha fomentado en los últimos tiempos, en los que los principales actores políticos y las inercias institucionales nos han ido convirtiendo en meros espectadores. Una tendencia que, sin embargo, la crisis política y ética que nos azota está empezando a transformar, sobre todo desde el momento en que el hambre pide socorro y el progreso que creíamos imparable se vuelve líquido y amenaza las conquistas que creíamos irreversibles.

Por todo ello, me ha parecido no solo inoportuna, sino sobre todo democráticamente impresentable, la apelación a nuestra paciencia realizada por Rajoy hace unos días. Que el presidente del Gobierno, que no deja de dar muestras de su incapacidad para liderar unas políticas que nos salven del naufragio, nos pida que seamos pacientes supone una auténtica bofetada a nuestra dignidad ciudadana. Además de una vergonzante actitud del que se supone máximo representante del interés general hacia aquellos y aquellas que están sufriendo de manera más dolorosa las consecuencias de la crisis. Pedirle paciencia a los desempleados, a los dependientes sin ayudas, a los jóvenes obligados a emigrar o a los funcionarios convertidos en chivos expiatorios es una muestra más de la mediocridad, y por qué no, de la caradura, de quienes nos gobiernan.
Al contrario, y ante una situación como la que estamos sufriendo, y sobre todo frente a unos representantes que en vez de garantizar nuestros derechos parecen empeñados en acercarnos cada día un poco más al abismo, los ciudadanos deberíamos dejar de ser pacientes. Deberíamos armarnos de rebeldía y compromiso cívico porque no deberíamos seguir sufriendo ni un minuto más un sistema que nos retrotrae a la posición de súbditos.
No es legítimo, ni éticamente aceptable, que el líder de un gobierno democrático no sea capaz de encontrar palabras más consoladoras ni de ofrecer un proyecto que permita vislumbrar con una cierta confianza el futuro. Ante manifestaciones tan lamentables como la de Rajoy, y ante en general la mediocre actuación de una clase política que parece no darse cuenta de que ella es parte principal del problema, a la ciudadanía no nos queda más opción que batallar por los derechos civiles, políticos y sociales sin los que es imposible una vida digna, y por la revisión de unas reglas del juego que benefician a una minoría de poderosos en detrimento de una mayoría que cada vez es más vulnerable. Nuestra paciencia señor Rajoy, pero también señor Rubalcaba y en general señores y señoras que representan la voluntad general, está llegando al límite. Porque estamos hartos de su manifiesta incapacidad, de la ausencia de alternativas, de su complicidad con la ley de la selva y de unos discursos que tienen solo la altura de sus ombligos. Este país no necesita paciencia, sino mejores gobernantes, más calidad democrática y, por supuesto, una ciudadanía rebelde y responsable. Desde la quietud a la que nos obliga la paciencia es difícilmente recuperable la dignidad perdida e imposible la promesa de un paraíso que, como bien saben los obispos que desean ser colegisladores, de momento sólo es posible desde la ceguera de la fe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…