Ir al contenido principal

PATIOS PARK


LAS FRONTERAS INDECISAS
Diario Córdoba, 20 de mayo de 2013


Los patios siempre fueron para mí el refugio del desmayo cordobés. Siempre encontré en su escondida belleza, en la apertura acogedora que suponen, un refugio del ruido, de las prisas, del flamenquito ensordecedor de los altavoces. Frente a la feria progresivamente masificada, y convertida en automática ceremonia tribal, y frente al botellón institucionalizado y cofrade de las cruces, perderme por los barrios de Córdoba y encontrar las puertas abiertas suponía una reconciliación con el verdadero alma de esta ciudad. Un alma que con frecuencia es un lastre pero en la que también me reconozco. La ciudad de la calma, del recogimiento, de las conversaciones pausadas y a media voz, de una cierta melancolía provocada por el peso de la historia y la belleza.
Sin embargo en los últimos años, y muy especialmente tras su declaración como patrimonio inmaterial de la humanidad, asisto perplejo a la conversión de la fiesta en todo lo contrario a lo que a mí me fascinaba. Basta con repasar los titulares de los periódicos de las dos últimas semanas para comprobar cómo los patios se han convertido en un asunto mercantil más, dominado por la servidumbre de la cantidad y prostituidos en nombre de las exigencias que marcan las reglas del turismo que, no lo olvidemos, parece ser el único salvavidas que le queda a esta ciudad de políticos mediocres e iniciativas invisibles. Y resulta paradójico además que todas las noticias generadas en estos días subrayan precisamente, a mi parecer, unos argumentos contrarios a los que, supongo, llevaron a la Unesco a calificarlos como parte de esos tesoros de la humanidad que responden a un concepto tan etéreo y resbaladizo como es el de la inmaterialidad.
Quiero suponer que la Unesco valoró por encima de todo la concepción del patio como un modo de vida, como espacio de relación y diálogos, como reducto de convivencia pacífica y de encuentro de los diversos, como lugar generador sí de belleza pero también de una forma concreta de empatía. Todo un catálogo de bondades que, para empezar, no sé hasta qué punto sobreviven en la Córdoba actual y no son meramente la ensoñación de lo que fue y no volverá. Me cuesta aceptar que en la mayoría de los patios que hoy se abren a las masas subsistan las esencias de lo que en su día supuso ese ámbito donde las fronteras entre lo privado y lo público se diluían. Y, aún suponiendo que en algunos casos así sea, la fiesta ha terminado degenerando precisamente en todo lo contrario. Simplemente la visión de las avalanchas de turistas, de los rankings de visitas publicados en los periódicos o de la ausencia de contenidos que superen el mero envoltorio, demuestran que lo que finalmente hemos conseguido es abrir un parque temático. Lo cual es una opción muy legítima y puede que hasta productora de dividendos, pero entonces que no la mezclen con el discurso de la cultura y mucho menos con el del patrimonio inmaterial de la Humanidad.
Como acertadamente me comentaba hace unos días mi amigo el sociólogo Angel Ramírez, los patios siempre han tenido un alma femenina. Es decir, han sido ese espacio privado en el que las mujeres hacían y deshacían, las cuales en su apertura compartían determinados valores y rompían con los propios del espacio público y masculino. Eran un reducto en el que sobre todo ellas se reconocían y en el que encontraban la habitación propia que en otros ámbitos les era negada. Ahora, sin embargo, hemos dejado que la lógica masculina --es decir, la del mercado, la de la competitividad, la de la cantidad, la del triunfo medido en números-- avasalle aquella otra que durante décadas hizo de los patios una propuesta singular. Y así, para lamento de algunos entre los que me cuento, hemos empezado a construir en mayo la isla mágica que Córdoba no se merecía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…