Ir al contenido principal

RAFAEL SARAZÁ


DIARIO CÓRDOBA, 25-2-2013
En estos tiempos de ausencia de referentes, de ideologías pervertidas por partidos que no nos representan, de valores líquidos y tanta miseria, sería más necesario que nunca hacer un ejercicio de memoria para, desde él, afrontar el futuro con el impulso de quien sigue confiando en sus alas. Esa memoria en el caso de nuestro país tiene nombres y apellidos, es decir, está poblada por personas concretas que con su tiempo y su compromiso hicieron posible el mundo que hoy parece escurrirse como agua entre los dedos. Hombres y mujeres que pelearon en mil batallas por hacer realidad los sueños de felicidad colectiva en un lugar cuyo pasado tanto supo de rencores y luchas fratricidas. Sin ellos y sin ellas no habríamos conquistado los espacios de libertad y dignidad que hoy sucumben sin remedio ante la ley del más fuerte. Sin su energía rompedora seguiríamos bajo palio y confundiendo la caridad con la justicia.
Uno de esos hombres imprescindibles de nuestra historia reciente ha sido y es Rafael Sarazá. Tuve la suerte de conocerlo cuando se incorporó como profesor asociado en Derecho Constitucional, en aquellos momentos en los que la Universidad apostaba por que el saber práctico se incorporara a unas aulas en las que con tanta frecuencia no caben más que nuestros ombligos. Empezamos entonces una amistad que perdura y que fuimos construyendo sobre las palabras compartidas y sobre los puentes que tendimos entre la sabiduría del que mucho ha vivido y la curiosidad del que quiere vivirlo todo. No necesité mucho tiempo para descubrir que en Rafael se daba algo infrecuente, y por ello tan admirable: una radical coherencia entre sus convicciones y su vida, una envidiable conexión entre sus valores y su ejercicio profesional, una honestidad que para mí se convirtió en un ejemplo a seguir.
Durante aquellos años intensos hablamos de todo: de política, de religión, de enseñanza, de esta puñetera ciudad. Nos indignamos y nos reímos juntos. Y, de su mano, entendí mucho mejor a toda una generación de ciudadanos comprometidos que en su día tuvieron clarísimo que el único futuro posible era la democracia. Ese régimen no solo político, sino yo diría que casi de vida, que con frecuencia tan poco valoramos los que nos lo encontramos hecho. Por ello justo ahora, cuando el sistema hace aguas y todos nos sentimos tan desubicados, creo tan necesario recuperar el ímpetu que representaron en su día hombres como Rafael. Porque es evidente que la solución a la crisis que vivimos solo puede venir de la mano de más y mejor democracia. Y ello pasa por revisar el armazón ético que la sustenta y las reglas del juego que han pervertido los que han creído que las instituciones están a su servicio y no al contrario.
Por todo ello, y cuando el pozo parece no dejar de hacerse más y más profundo, he recibido con tanta alegría el reconocimiento que el pasado viernes se hizo a Rafael Sarazá. Porque, junto a lo que supone de aplauso a toda una vida entregada apasionadamente a su profesión y a su militancia ciudadana, quiero pensar que supone una llamada de atención sobre lo mucho que tuvimos y lo mucho que no debemos resignarnos a perder. Sobre el valor que las ideologías deberían seguir teniendo y sobre la necesidad de una ética pública que nos salve del naufragio. Para ello nos debería bastar con mirar el rostro del abogado que siempre creyó en las libertades y el Estado de Derecho. En sus arrugas está escrita la historia pero también el futuro. El que le debemos a nuestros hijos y también a los que como Rafael lo hicieron posible. Ese que también descubro en las manos firmes de su eterna compañera, mi querida Luisa, una mujer que, como bien sabe Rafael, si no existiera habría que inventarla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…