Ir al contenido principal

PERNOCTAR EN LA FILMOTECA


DIARIO CÓRDOBA, 5-11-2012
Miro a la maravillosa Rachel Weisz en la pantalla pero no escucho su voz. Me seduce con su mirada de gata herida, a pesar de las malas condiciones de la proyección y de que, a través de los muros de papel, me llega la banda sonora de la sala de al lado. Caigo rendido ante la última sinfonía de Terence Davies, aunque salgo del multicine con la sensación de haber disfrutado The deep blue sea sólo a medias. Y es que todos los que amamos el cine lo vivimos casi como una religión. Disfrutar una película es un ritual que requiere su espacio y su ceremonia. Porque para nosotros gozar una buena película implica sentir que algo se nos rompe por dentro y que nos vuelven a salir alas en la espalda. En definitiva, las mismas sensaciones que provoca cualquier manifestación cultural, cuya riqueza primera y última no es otra que hacer que el alma, sin necesidad de púlpitos, alcance el paraíso. Un objetivo que en esta ciudad parecen desconocer muchos de los que tienen responsabilidades públicas o algún tipo de portavocía en materia de cultura. Sólo así es posible entender el debate abierto en las últimas semanas en torno a la Filmoteca, el cual no es más que un episodio más de unas políticas que intentan subordinar la cultura al turismo y que desconocen, y por tanto no valoran, el sentido que debe tener la satisfacción del derecho constitucional de acceder a ella.
En realidad lo que se está cuestionando es el papel que dicha institución cumple modélicamente no sólo como protectora y difusora del cine como bien cultural, sino también como creadora de hábitos y públicos sin los que la cultura acaba siendo un ombligo retorcido de subvencione e inmensas minorías. Frente a los fuegos de artificio y a las ocurrencias más o menos ingeniosas que han caracterizado las propuestas de otras instituciones, la Filmoteca ha apostado en los últimos años por la coherencia, la continuidad y la rentabilidad que debe perseguir cualquier gestión pública de la cultura: la que se mide por su capacidad de incidir en el entorno social y en la mejora del bienestar de la ciudadanía. De ahí que el rincón de Medina y Corella sea casi un oasis en medio del desierto, una especie de santuario al que muchos acudimos para pedirle a Marilyn o a Chaplin que los sueños no paren, un hogar que sólo son capaces de despreciar los que no lo han pisado, tal vez porque no entienden que el cine no es un simple adjetivo de las palomitas.
En San Sebastián, hace ya más de 60 años, un grupo de empresarios decidieron crear un festival de cine para impulsar la ciudad. En Córdoba, el portavoz de los empresarios en materia de cultura no ha dudado en menospreciar el papel de la Filmoteca, con la complicidad, más o menos confesa, de unas instituciones que en general no tienen muy clara la rentabilidad de un lugar que contribuye a amueblar el corazón y la cabeza de las gentes. Quizás esto nos aporte algunas claves de por qué el sueño de la capitalidad acabó volando al Norte. Tal vez fue porque nuestra candidatura era una ficción que, a duras penas, ocultaba la realidad de una ciudad en la que muchos de sus representantes no han entendido que el valor de la cultura no se mide en euros sino en talentos.
Menos mal que unos cuantos siguen soñando, como yo, con la voz de la Weisz y con su mirada de fragilidad sólo aparente. Esa que nos hace sentir entre el demonio y al profundo mar azul. Una pandilla de ilusos que pensamos que el cine es una habitación de hotel en la que refugiarse de las cámaras de turistas que sólo se atreven a fotografiarnos mientras hay luz del sol.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…