Ir al contenido principal

HOY SOMOS UN POCO MÁS DECENTES QUE AYER



6 de noviembre de 2012, 20 horas.

"Una sociedad decente es aquella que no humilla a ninguno de sus miembros"
Avishai Margalit

Después de tanto tiempo de malas noticias, de desconfianza creciente en el Estado de Derecho, de insatisfacción con los mecanismos institucionales de la democracia y de amargura ante la crisis del Estado Social, esta tarde hemos abierto una pequeña/gran ventana que nos permite respirar y, sobre todo, seguir pensando que la IGUALDAD es el músculo que mueve los sistemas constitucionales.

Frente a las posiciones reaccionarias  y los argumentos morales o religiosos, se ha impuesto la lógica de los derechos humanos, de la garantía de la dignidad, de la protección del libre desarrollo de la afectividad y la sexualidad. Se ha dado pues un paso de gigante en el entendimiento de los derechos humanos como "procesos de lucha por la dignidad" (Joaquín Herrera).

Siempre que se produce una conquista de este tipo me gusta pensar hacia atrás y hacia adelante. Por un lado, lo hago en todos aquellos y aquellas que durante siglos sufrieron humillaciones y hasta persecuciones penales por sus preferencias sexuales. Recuerdo a todos y a todas los que se dejaron la piel en su lucha por ser no simplemente tolerados, sino reconocidos. Por otra parte, pienso hacia adelante. En el mundo que vivirá mi hijo y en el que, al menos en esta parte privilegiada del planeta que le ha tocado vivir, será libre para decidir que hace con su cuerpo y con sus deseos.

Es tiempo pues la celebración y para, desde ella, recuperar la confianza en lo que implica, desde el punto de vista ético y humano, una democracia. Por ello, todos los que durante estos largos siete años se han mantenido en sus posiciones negadoras de la igualdad deberían hoy, como mínimo, entonar el "mea culpa" y reconocer lo equivocados que estaban y el daño que con su cerrazón han hecho directa o indirectamente en  muchas personas. Algo que de manera especial deberían hacer los obispos, tan acostumbrados a hablar del perdón y del arrepentimiento desde sus púlpitos.

Esta noche, al igual que en esas noches en que la Roja gana una copa, todos deberíamos salir a la calle para celebrar, nada más y nada menos, que la sociedad española es un poquito más decente que ayer.

Fotografía: De la película MI NOMBRE ES HARVEY MILK


Comentarios

  1. Como bien dices, esto es un paso para recuperar la confianza en esa democracia en la que nos cuentan que vivimos, esa en la que dicen que TODOS somos iguales ante la ley, y esperemos que no sólo en este tema, sino también en otros asuntos que engloban de lleno el significado "democracia", se siga luchando y trabajando por conseguir una sociedad en la que todas las personas tienen los mismos derechos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…