Ir al contenido principal

HOY SOMOS UN POCO MÁS DECENTES QUE AYER



6 de noviembre de 2012, 20 horas.

"Una sociedad decente es aquella que no humilla a ninguno de sus miembros"
Avishai Margalit

Después de tanto tiempo de malas noticias, de desconfianza creciente en el Estado de Derecho, de insatisfacción con los mecanismos institucionales de la democracia y de amargura ante la crisis del Estado Social, esta tarde hemos abierto una pequeña/gran ventana que nos permite respirar y, sobre todo, seguir pensando que la IGUALDAD es el músculo que mueve los sistemas constitucionales.

Frente a las posiciones reaccionarias  y los argumentos morales o religiosos, se ha impuesto la lógica de los derechos humanos, de la garantía de la dignidad, de la protección del libre desarrollo de la afectividad y la sexualidad. Se ha dado pues un paso de gigante en el entendimiento de los derechos humanos como "procesos de lucha por la dignidad" (Joaquín Herrera).

Siempre que se produce una conquista de este tipo me gusta pensar hacia atrás y hacia adelante. Por un lado, lo hago en todos aquellos y aquellas que durante siglos sufrieron humillaciones y hasta persecuciones penales por sus preferencias sexuales. Recuerdo a todos y a todas los que se dejaron la piel en su lucha por ser no simplemente tolerados, sino reconocidos. Por otra parte, pienso hacia adelante. En el mundo que vivirá mi hijo y en el que, al menos en esta parte privilegiada del planeta que le ha tocado vivir, será libre para decidir que hace con su cuerpo y con sus deseos.

Es tiempo pues la celebración y para, desde ella, recuperar la confianza en lo que implica, desde el punto de vista ético y humano, una democracia. Por ello, todos los que durante estos largos siete años se han mantenido en sus posiciones negadoras de la igualdad deberían hoy, como mínimo, entonar el "mea culpa" y reconocer lo equivocados que estaban y el daño que con su cerrazón han hecho directa o indirectamente en  muchas personas. Algo que de manera especial deberían hacer los obispos, tan acostumbrados a hablar del perdón y del arrepentimiento desde sus púlpitos.

Esta noche, al igual que en esas noches en que la Roja gana una copa, todos deberíamos salir a la calle para celebrar, nada más y nada menos, que la sociedad española es un poquito más decente que ayer.

Fotografía: De la película MI NOMBRE ES HARVEY MILK


Comentarios

  1. Como bien dices, esto es un paso para recuperar la confianza en esa democracia en la que nos cuentan que vivimos, esa en la que dicen que TODOS somos iguales ante la ley, y esperemos que no sólo en este tema, sino también en otros asuntos que engloban de lleno el significado "democracia", se siga luchando y trabajando por conseguir una sociedad en la que todas las personas tienen los mismos derechos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…