Ir al contenido principal

TAN AZUL

Con cariño cómplice para el COMANDO AZUL




Siempre he pensado que las ciudades tienen una especie de alma colectiva que no necesariamente es el resultado de la suma de las almas de los individuos que las componen. 
Se trata de una especie de energía que las recorre y que, desde el suelo, sube por las piernas de la gente y llega hasta ese punto indomable en el que la razón y el corazón pugnan por hacerse con los mandos.
Ese alma parece tener vida propia y responde, en muchos casos, a los estímulos que o bien logran mantenerla despierta o, por el contrario, la adormecen como si estuviera anestesiada.
Los cordobeses llevamos décadas fustigándonos y poniéndonos vendas en nuestros ojos. Ello ha dado lugar a un terreno abonado para los y las que han querido salvarnos o, en el mejor de los casos, interpretar equivocadamente lo que la ciudad necesitaba.
El proyecto de Capitalidad Europea de la Cultura ha servido, entre otras cosas, para hacernos soñar en estos malos tiempos para lírica y, sobre todo, nos ha permitido a muchos reconocer el potencial que encerramos y que ahora parece haberse activado con la fuerza del atleta que conoce todos y cada uno de sus músculos.
El emocionante día de ayer sirvió no sólo para demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de superar muchas de las etiquetas y de los prejuicios que nos paralizan, sino también para confirmar y celebrar la entrega generosa, la fraternidad cívica y el enorme potencial creativo y transformador que en demasiadas ocasiones ha estado encerrado como la Alicia del Patio de las Campanas.
Después de tantas semanas de trabajo intenso, de nervios y de ilusión que no me atrevía a escribir con todas las letras, ayer me emocioné al comprobar como la ciudad eran ríos de gente, mentes lúcidas y festivas,  latidos que sumaban sensibilidad e inteligencia.
Ayer, después de mucho tiempo, me sentí orgulloso de formar parte de esta aventura y, sobre todo, de ser vecino de esta ciudad. Y, de manera especial, me sentí tremendamente feliz de haber formado parte de un equipo que ha trabajado desde el compromiso, la generosidad y la complicidad con nuestro futuro.
Por todos ellos, por tantos latidos que hemos conseguido que sean sólo uno, Córdoba merece ser capital europea de la cultura. Para que así en 2017,  y como ayer dijo mi querida Elena Medel, podamos disfrutar de unas maravillosas vistas desde la cumbre, bajo un cielo azul, azul, azul.....

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…