Ir al contenido principal

MIGUEL POVEDA: El sueño es vida




Hay noches mágicas que, al día siguiente, no se sabe bien si han sido soñadas o vividas. Aunque tal vez las dos cosas sean finalmente lo mismo.  Anoche viví uno de esos sueños que provocan que, al despertar, tenga que rebuscar en mis emociones para comprobar que ha sido real.

He tenido que repasar las fotografías de mi móvil para darme cuenta que, efectivamente, anoche fui testigo privilegiado de un ensayo de Miguel Poveda con la Orquesta de Córdoba. Penetré en las entrañas de la música, de la garganta y de los instrumentos, de los sonidos y de la memoria hecha cante. Comprobé como un cuerpo y una voz se hacen gigantes en un escenario  y cómo la pasión es un poderoso hilo que sólo unos cuantos privilegiados saben tejer entre su mirada y la del público. Me sentí pequeño ante tanta fuerza y emocionado por sentirme parte, una pequeña parte, de un exquisito laboratorio de  pócimas capaces de resucitar el alma.

Hace casi un año Miguel Poveda me hirió de muerte en una plaza de Cádiz. Hacía tiempo que su voz de copla y quejío me acompañaba como banda sonora de mis desvaríos, pero en aquella noche de agosto entendí por qué él había sido capaz de penetrar en mis entrañas y descubrirme los laberintos del querer.

Desde aquel momento soñé con la oportunidad de darle las gracias por ese puñal que, paradójicamente, me da la vida cada vez que me lo clava con su voz. Deseé darle un fuerte abrazo para certificar que el genio existe y que la belleza no es sólo un concepto sino más bien un descubrimiento al que tienen que llevarte las manos de otro.

Anoche, cuando la calor de Córdoba casi se hacía brisa de madrugada, pude darle ese abrazo a Miguel y comprobé que la grandeza, en el arte, en el pensamiento, en la vida, va siempre acompañada de sencillez y de honestidad. Fue él el que se sintió agradecido por mi artículo sobre sus "Coplas del querer" y hasta casi nervioso por leer lo que yo había escrito ("¿no me habrás puesto muy verde?").

El resto es parte del sueño. "La leyenda del tiempo" con la Orquesta, una Nana de García Loca, la fiesta flamenca de "déjame en paz que no quiero guerra..." Y la madrugada avanzando mientras que Poveda bailaba con sus zapatos blancos y negros, con sus vaqueros de adolescente y con esos brazos que delatan su esencia flamenca.

Y fue así como me dormí cuando deseaba que el sueño no hubiera llegado... Con un fragmento de belleza ya para siempre en mi memoria.



Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…