Ir al contenido principal

MIGUEL POVEDA: El sueño es vida




Hay noches mágicas que, al día siguiente, no se sabe bien si han sido soñadas o vividas. Aunque tal vez las dos cosas sean finalmente lo mismo.  Anoche viví uno de esos sueños que provocan que, al despertar, tenga que rebuscar en mis emociones para comprobar que ha sido real.

He tenido que repasar las fotografías de mi móvil para darme cuenta que, efectivamente, anoche fui testigo privilegiado de un ensayo de Miguel Poveda con la Orquesta de Córdoba. Penetré en las entrañas de la música, de la garganta y de los instrumentos, de los sonidos y de la memoria hecha cante. Comprobé como un cuerpo y una voz se hacen gigantes en un escenario  y cómo la pasión es un poderoso hilo que sólo unos cuantos privilegiados saben tejer entre su mirada y la del público. Me sentí pequeño ante tanta fuerza y emocionado por sentirme parte, una pequeña parte, de un exquisito laboratorio de  pócimas capaces de resucitar el alma.

Hace casi un año Miguel Poveda me hirió de muerte en una plaza de Cádiz. Hacía tiempo que su voz de copla y quejío me acompañaba como banda sonora de mis desvaríos, pero en aquella noche de agosto entendí por qué él había sido capaz de penetrar en mis entrañas y descubrirme los laberintos del querer.

Desde aquel momento soñé con la oportunidad de darle las gracias por ese puñal que, paradójicamente, me da la vida cada vez que me lo clava con su voz. Deseé darle un fuerte abrazo para certificar que el genio existe y que la belleza no es sólo un concepto sino más bien un descubrimiento al que tienen que llevarte las manos de otro.

Anoche, cuando la calor de Córdoba casi se hacía brisa de madrugada, pude darle ese abrazo a Miguel y comprobé que la grandeza, en el arte, en el pensamiento, en la vida, va siempre acompañada de sencillez y de honestidad. Fue él el que se sintió agradecido por mi artículo sobre sus "Coplas del querer" y hasta casi nervioso por leer lo que yo había escrito ("¿no me habrás puesto muy verde?").

El resto es parte del sueño. "La leyenda del tiempo" con la Orquesta, una Nana de García Loca, la fiesta flamenca de "déjame en paz que no quiero guerra..." Y la madrugada avanzando mientras que Poveda bailaba con sus zapatos blancos y negros, con sus vaqueros de adolescente y con esos brazos que delatan su esencia flamenca.

Y fue así como me dormí cuando deseaba que el sueño no hubiera llegado... Con un fragmento de belleza ya para siempre en mi memoria.



Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…