Ir al contenido principal

CUESTIÓN DE HONESTIDAD

DIARIO CÓRDOBA, 20-6-2011


Los gestos de honestidad son tan infrecuentes en la vida pública que cuando se produce alguno debería ocupar todas las portadas, no solo para subrayar su excepcionalidad sino también por el efecto pedagógico que tendría entre la ciudadanía. La reciente dimisión de Juan Torres como delegado de la Junta ha sido excepcional no solo por lo que implica de gesto honesto --es decir, decente, justo, debido-- sino también porque ha sido de las pocas reacciones sensatas que en el socialismo cordobés se han producido tras el fracaso del 22-M.
Aunque a estas alturas no debería hacerlo, me sigue sorprendiendo que en el Comité Provincial de hace un par de domingos las voces críticas fueran escasas y tímidas en un partido que, al menos en Córdoba, lleva años mirándose el ombligo en vez de atreverse a mirar afuera del chiringuito. La pérdida de votos en la capital, y muy especialmente su desalojo de la Diputación, tradicional feudo de servidumbres e hipotecas, deberían haber sido motivo más que suficiente para que los actuales dirigentes asumieran su responsabilidad y, sobre todo, para que hubieran iniciado un debate interno. Sin embargo, parece que ha vuelto a dominar la soberbia, la cortedad de miras y, lo que es peor, el silencio cómplice de tantos y tantas que siendo críticos en la intimidad no se atreven a alzar la voz en público. Como quien calla otorga, estos y estas socialistas sumisos y sumisas son igualmente responsables de la pérdida de rumbo de un partido que necesita nuevas voces y nuevas palabras. Una actitud que cuesta trabajo entender, salvo en aquellos casos, lamentablemente tan frecuentes, de quienes necesitan del partido para sobrevivir o para mantener un estatus social que ni por trayectoria vital ni por recorrido profesional tendrían.
Lo expresó con rotundidad Juan Torres al explicar las razones de su dimisión. Su voz sin embargo ha clamado en el desierto hiriente del socialismo cordobés. De todos es sabido que, paradójicamente, partidos y democracia interna son términos incompatibles en la práctica. La disciplina y el pensamiento único mandan en unas maquinarias en las que poco o nada se valoran el pensamiento libre o la capacidad de reflexión. Que se lo digan a Juan Luis Rascón al que, en vez de convertirlo en referente del cambio, más de uno se ha quedado con ganas de abrirle un expediente por decir lo que piensa. Por ello tampoco es de extrañar que la ciudadanía, y muy especialmente aquella en la que late un corazón progresista, se rebele contra unos partidos que han generado unas dinámicas perversas que privilegian la sumisión frente a la valentía, el acomodo en lugar del debate, la oligarquía en vez del respeto interno de los derechos fundamentales.
Aunque cada vez me cuesta más encontrar argumentos para contradecir que todos los políticos son iguales, me gustaría pensar que aún existen hombres y mujeres que entienden la política como un servicio público, de carácter temporal y en el que priman los intereses generales sobre los particulares. El ejemplo de Juan Torres, y no el de aquellos y aquellas que esperan agazapados para obtener alguna ventaja del río revuelto, aunque solo sea un puesto en la lista de las europeas, me devuelve una cierta esperanza en que la balanza puede inclinarse a veces a favor de la lealtad a unos principios.
Me imagino que en estos días Juan Torres habrá sentido como si se quitara un peso de encima, por más que le cueste despegarse de una vida pública a la que se entregaba con pasión y sentido de la responsabilidad. Pero de algo sí que puedo estar seguro: Juan Torres no se avergonzará de mirar su rostro cada mañana en el espejo. Cosa que no pueden decir los y las que en el espejo no ven más allá de la sonrisa de su cartel electoral.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…