Ir al contenido principal

CUESTIÓN DE HONESTIDAD

DIARIO CÓRDOBA, 20-6-2011


Los gestos de honestidad son tan infrecuentes en la vida pública que cuando se produce alguno debería ocupar todas las portadas, no solo para subrayar su excepcionalidad sino también por el efecto pedagógico que tendría entre la ciudadanía. La reciente dimisión de Juan Torres como delegado de la Junta ha sido excepcional no solo por lo que implica de gesto honesto --es decir, decente, justo, debido-- sino también porque ha sido de las pocas reacciones sensatas que en el socialismo cordobés se han producido tras el fracaso del 22-M.
Aunque a estas alturas no debería hacerlo, me sigue sorprendiendo que en el Comité Provincial de hace un par de domingos las voces críticas fueran escasas y tímidas en un partido que, al menos en Córdoba, lleva años mirándose el ombligo en vez de atreverse a mirar afuera del chiringuito. La pérdida de votos en la capital, y muy especialmente su desalojo de la Diputación, tradicional feudo de servidumbres e hipotecas, deberían haber sido motivo más que suficiente para que los actuales dirigentes asumieran su responsabilidad y, sobre todo, para que hubieran iniciado un debate interno. Sin embargo, parece que ha vuelto a dominar la soberbia, la cortedad de miras y, lo que es peor, el silencio cómplice de tantos y tantas que siendo críticos en la intimidad no se atreven a alzar la voz en público. Como quien calla otorga, estos y estas socialistas sumisos y sumisas son igualmente responsables de la pérdida de rumbo de un partido que necesita nuevas voces y nuevas palabras. Una actitud que cuesta trabajo entender, salvo en aquellos casos, lamentablemente tan frecuentes, de quienes necesitan del partido para sobrevivir o para mantener un estatus social que ni por trayectoria vital ni por recorrido profesional tendrían.
Lo expresó con rotundidad Juan Torres al explicar las razones de su dimisión. Su voz sin embargo ha clamado en el desierto hiriente del socialismo cordobés. De todos es sabido que, paradójicamente, partidos y democracia interna son términos incompatibles en la práctica. La disciplina y el pensamiento único mandan en unas maquinarias en las que poco o nada se valoran el pensamiento libre o la capacidad de reflexión. Que se lo digan a Juan Luis Rascón al que, en vez de convertirlo en referente del cambio, más de uno se ha quedado con ganas de abrirle un expediente por decir lo que piensa. Por ello tampoco es de extrañar que la ciudadanía, y muy especialmente aquella en la que late un corazón progresista, se rebele contra unos partidos que han generado unas dinámicas perversas que privilegian la sumisión frente a la valentía, el acomodo en lugar del debate, la oligarquía en vez del respeto interno de los derechos fundamentales.
Aunque cada vez me cuesta más encontrar argumentos para contradecir que todos los políticos son iguales, me gustaría pensar que aún existen hombres y mujeres que entienden la política como un servicio público, de carácter temporal y en el que priman los intereses generales sobre los particulares. El ejemplo de Juan Torres, y no el de aquellos y aquellas que esperan agazapados para obtener alguna ventaja del río revuelto, aunque solo sea un puesto en la lista de las europeas, me devuelve una cierta esperanza en que la balanza puede inclinarse a veces a favor de la lealtad a unos principios.
Me imagino que en estos días Juan Torres habrá sentido como si se quitara un peso de encima, por más que le cueste despegarse de una vida pública a la que se entregaba con pasión y sentido de la responsabilidad. Pero de algo sí que puedo estar seguro: Juan Torres no se avergonzará de mirar su rostro cada mañana en el espejo. Cosa que no pueden decir los y las que en el espejo no ven más allá de la sonrisa de su cartel electoral.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…