Ir al contenido principal

ESTADO DE NATURALEZA





Diario CODOBA (09/05/2011)

Todos los años dedico los primeros días del curso a explicar a mi alumnado cómo la Constitución es un gran pacto social mediante el cual abandonamos el estado de naturaleza y nos convertimos en una sociedad organizada. De esa manera, el Derecho se convierte en instrumento de control del poder y en garantía de nuestras libertades. Como bien ha explicado el jurista italiano Ferrajoli, "el derecho positivo no implica la democracia", pero sí que ésta "implica necesariamente el derecho". Y no un Derecho cualquiera, sino el integrado por los derechos fundamentales de todas las personas, los cuales actúan como fundamento y límite de la acción política. Ellos marcan la "esfera de lo indecidible" --integrada por los de libertad, que prohíben las decisiones que los contradigan-- y la esfera de lo "no decidible que no", formada por los derechos sociales que obligan a actuaciones positivas para satisfacerlos. En ellos reside la dimensión constitucional de la democracia, la cual nos protege de los excesos de la mayoría al tiempo que es la mejor garantía de los derechos de los más débiles.

Cada año que pasa me resulta más difícil explicar la teoría porque se multiplican los ejemplos prácticos que la contradicen. Me basta con recordar la aplastante primacía de los intereses privados, la manipulación de la información, la crisis de la participación política, la decadencia de la moral pública, el dominio partitocrático de las instituciones o la despolitización masiva con la que corremos el riesgo de acabar en manos de salvadores populistas. No obstante, creo que el próximo septiembre lo tendré aún más complicado cuando me disponga a explicar el Estado de Derecho y algún alumno me pregunte por el asesinato de Bin Laden. Ello me obligará a asumir una vez más que una democracia a la que tanto se admira por su solidez histórica contradice de manera reincidente unos principios que, paradójicamente, son los que esgrime cuando tiene que justificar alguna de sus hazañas imperialistas. Como hace una semana, cuando para garantizar la seguridad de la parte privilegiada del planeta y bajo la bandera de un estado de guerra al margen de la legalidad internacional, el Gobierno americano no dudó en rescatar sus esencias de western y en demostrarle al mundo que la venganza acaba siendo más útil que todas las garantías judiciales que nos han costado siglos conquistar. No sin cierto asombro --el poco que nos va quedando a estas alturas de la película-- hemos comprobado como un premio Nobel de la Paz ha sacado del armario su uniforme de sheriff y se ha convertido en un héroe a la altura de los interpretados por John Wayne o Sylvester Stallone. Sin nada que desmerecer a sus antecesores. Todo ello tras el uso de la tortura en un lugar como Guantánamo que podríamos definir como el Estado de no-Derecho. Motivos más que suficientes para que buena parte del pueblo americano salga a la calle para celebrar que seguimos viviendo en una selva.

Me costará explicar a los futuros juristas que el Derecho Internacional es poco más que una suma de buenas intenciones, que Europa carece de voz propia o que nuestros representantes se guían más por intereses que por principios. Y personalmente me costará asumir que Rodríguez Zapatero --aquel presidente que un día no se levantó ante la bandera USA y que nos contagió su entusiasmo en la denuncia de una guerra ilegal-- haya dado en el Parlamento una muestra más de su titubeante ideología y de su oportunismo. Quizás uno de los últimos coletazos de su torpeza, antes tierna y un tanto naif y ahora vergonzante. En fin, motivos todos más que suficientes para los que nos sentimos demócratas hubiéramos salido a la calle para seguir defendiendo nuestra confianza, a pesar de todo, en un sistema en el que las normas valen más que las pistolas

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…