Ir al contenido principal

EN CLAVE DE SOL


Diario CÓRDOBA, 23-5-2011



Escribo estas líneas cuando aún no conozco los resultados electorales definitivos. Sí sé que Almodóvar no ha triunfado en  Cannes y pienso que esa derrota pudiera ser la metáfora  del fin de una época y del inicio de otra que ha empezado a forjarse este mes de mayo por las plazas de todo el país.  La que ha empezado a impulsar una energía ciudadana que, como si se tratara de un abrazo colectivo, nos ha permitido recuperar la esperanza de que otra democracia es posible.  La que intuyo en el incremento de participación en una Córdoba que en muchas ocasiones ha presumido de lo que carecía.

Como tantos españoles, y muy especialmente como tantos cordobeses,  en estos últimos años he ido pasando de la perplejidad a la indignación y de ahí casi a la desesperación. Como hombre de izquierdas, me he sentido totalmente perdido ante unas referencias que en vez de seducirme me han ahuyentado y que han dado buena muestra de carecer de un proyecto político capaz de generar ilusión en una ciudad que tanto lo necesita.  Una ciudad que está harta de políticas que han demostrado bien que el único futuro que les importa es el suyo y de salvadores que acabarán en el Pleno gracias, entre otras cosas, a los y las que en su día no se atrevieron a pararles los pies. Ambos casos son el ejemplo más evidente del fracaso de nuestro sistema representativo.

Espero que el anunciado fracaso de los socialistas en estas elecciones les sirva para hacer de una vez por todas un  ejercicio de autocrítica, el cual debe incorporar la superación de personas y esquemas que ya han dado de sí lo poco que podían. A ello deberían sumar una apuesta por nuevos rostros, por la incorporación de voces profesionales y que no dependan de un cargo público para vivir, por la definición de un proyecto anclado en la realidad y no en ideas  propias de un progresismo de los 80 que ya no sirven en el presente.

Esta noche sólo me queda esperar que el gobierno que resulte de las urnas sea capaz de sacarnos del hastío y de la somnolencia en la que nos ha ido dejando los años anteriores. Espero como mínimo una gestión limpia, racional y pensada desde los intereses de la ciudadanía y no desde los del partido.  Y, por supuesto, confío en que, Capitalidad aparte, sea un gobierno que apueste por la cultura como eje estratégico del desarrollo de esta ciudad.

Pero sobre todo, lo que espero en esta noche de domingo es que toda esa energía ciudadana que se ha concentrado en las plazas  sea capaz de generar una revolución democrática que consiga que nuestro sistema deje de ser una farsa. Queda el gran reto de establecer un puente entre ese movimiento  y unas instituciones representativas que serán las que finalmente deberán dar los primeros pasos. Algo que, me temo, no será fácil, visto cómo los partidos han actuado en los últimos meses.  Por eso hoy más que nunca, es urgente que sigamos actuando en clave de sol, recuperando el valor del ágora como espacio de la democracia y asumiendo nuestro papel comprometido de ciudadanos. Hemos votado y ahora es el momento de exigir responsabilidades y de vigilar que nuestro voto no sea corrompido en manos partidistas. Debemos  estar vigilantes ante unos representantes que deben velar por la garantía de nuestros derechos y por el control de los excesos de los poderes tanto políticos como económicos.  Una lección que deberían aprender bien todos los partidos pero muy especialmente una izquierda que se ha quedado sin discurso, sin líderes y sin capacidad de seducción.  Porque en este 2011 el verdadero progresismo está en las plazas, las cuales han puesto al descubierto cómo el emperador andaba desnudo. O , lo que es lo mismo, cómo los más reaccionarios han sido y siguen siendo los políticos y las políticas que en vez de mirarnos a la cara no han dejado de mirarse el ombligo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…