Ir al contenido principal

JOKER: la rebelión de los dóciles

El sistema funciona porque somos dóciles. Porque estamos domesticados. La ley del silencio. La ensoñación de las libertades individuales. Los escaparates no dejan de generar deseos y el mercado insiste en hacernos desiguales. Las brechas cada día se hacen más grandes y la sostenibilidad, que durante un tiempo fue posible gracias a un Estado que se dejó acariciar por la justicia social, se vuelve una quimera. Abandonados, precarios, sin futuro. No estamos locos. Estamos hartos, cabreados, indignados. Y cuando la política falla la ira estalla. Y arden las calles, y se queman contenedores, y estallan las cristaleras de los bancos. "Todos somos payasos",  "Los ricos deben morir".

El Joker de Todd Phillips  es un drama brutal, una especie de tragedia clásica llevada al exceso. No es una película de héroes ni de antihéroes, ni una distopía, ni siquiera la adaptación de un cómic. Es la traducción en imágenes seductoras y muy potentes del malestar que nos aqueja, del mal que no tiene nombre, de las costuras de un modelo que hace aguas y que está al borde de la erupción. Reír, llorar. La distancia entre un verbo y otro es mínima cuando la desesperación nos arrastra. Y no, no estamos enfermos, no somos enfermos mentales, ni histéricos, ni niños mal criados, somos sufridores de las injusticias de un sistema en el que las violencias neoliberales y patriarcales no dejan de producir monstruos. Joker no es sino hijo de esa bilis que se ha quedado al borde de nuestra garganta.

Todas y todos por tanto estamos a punto de convertirnos en criminales, en vándalos, en bárbaros. Solo nos falta quitarnos la careta de consumidores educados y ponernos la de payasos salvajes. Siempre me dieron miedo los payasos. Me hacían llorar. Sus bocas pintadas me parecieron siempre rajadas por una navaja y coloreadas con la sangre que se quedó en la comisura de los labios. Ese miedo, ese dolor, esa rabia. Joker.  Todos podemos ser Joker. Los payasos son ellos.

... Y Joaquin Phoenix... ese bailarín de mirada turbia y ternura de niño maltratado... El Joker en él se hace carne y logramos entender al Arthur que rastrea en su pasado para entender su presente. Al chico que nació para hacer reír y al que la vida ha condenado a tener una mueca constante. Al hombre que hace de su ira un arma para la que no importa el futuro. Phoenix interpreta a este desalmado con alma hasta con las costillas que deja ver su delgadez extrema. Su risa da miedo pero abraza. Fred Astaire y Charles Chaplin, De Niro y una mala madre. Las mujeres tan secundarias y tan accesorias como no podía ser de otra manera en un mundo de hombres ricos, exitosos y con el monopolio de la palabra. Un mundo de machitos en erección.

Joker nos avisa. Cuando la política no baja de las nubes, la rabia quema la tierra. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…