Ir al contenido principal

EL MAGO: Demasiada realidad

No creo que nadie pueda poner en duda el peso de Juan Mayorga en el teatro contemporáneo. Podrá gustar más o menos, pero es indudable su inteligencia, su aguda mirada sobre la realidad y su capacidad, entre otras cosas, para poner en evidencia las enfermedades que nos aquejan. El mago, que como él mismo confiesa surge de una experiencia personal y decepcionante con el mundo de la hipnosis, vuelve a ser una muestra de cómo el escenario puede ser una representación perfecta de nuestros miedos, de nuestras miserias y, en definitiva, de todo aquello que no queremos ver. Lastrada por un texto que alarga en exceso la anécdota de la que parte, y tal vez necesitada de una mano que le dé más impulso a una dirección  - el mismo Mayorga pone en pie su texto y puede que eso juegue en su contra -, que acaba siendo demasiada plana, la obra remonta gracias al trabajo excepcional de las actrices y de los actores. Son ellas y ellos, con esa mezcla tan humana de fortaleza y debilidad que exhiben ante el público, quienes hacen posible el milagro de que los espectadores nos sintamos interpelados. Como si estuviéramos mirándonos en el espejo que por cierto ocupa un lugar central en la puesta en escena. Porque, como siempre, Mayorga acaba también lanzando mensajes sobre lo que implica el teatro o, mejor dicho, la representación. Algo que tiene que ver, claro está, con la vida, con nuestras vidas.

En un momento de la obra, uno de los personajes dice algo así como que estamos "enfermos de realidad".  Esa es la clave de El mago, una llamada de atención sobre ese pozo hondo y oscuro con frecuencia en el que nos hunden los días y del que solo conseguimos salvarnos con la imaginación. La imaginación que es por tanto cultura, que es creativa, que es todo lo contrario a seguir las pautas que otros marcan por nosotros. Frente a la domesticación de los líderes que nos hipnotizan, frente a la manipulación de los medios y las redes, solo nos queda una escapatoria: convertirnos nosotros mismos en los artífices de un mundo en el que sea posible volar.

Hay pues en El mago, aunque tal vez diluido por un exceso de palabrería, una múltiple advertencia sobre el mundo que vivimos.  Buscamos con ansia en ocasiones escapar, buscar otra realidad, y el problema es que en la mayoría de las ocasiones solo cambiamos de hipnotizador y no nos agarramos a la valentía de ser dueños y dueñas de nuestro destino. El miedo y la cobardía que nos hacen seguir en la misma casa, en el mismo matrimonio, en el mismo balcón. Soñando con la magia que siempre pensamos que está afuera. Al final, acabamos siendo ese conejo muerto que salta de un lado a otro a la espera de que lo cocinen.

La puesta en escena de este texto que es juguetón y complejo, aunque como he dicho antes, tal vez demasiado centrado en su propio discurso, consigue que nos removamos en los asientos, aunque solo sea puntualmente, gracias a que María Galiana, que nunca ha sido santa de mi devoción pero que aquí está más que correcta, José Luis García  Pérez, Ivana Heredia, Julia Piera y Tomás Pozzi encajan a la perfección en el baile de verdades y mentiras. Y junto a ellos, y por encima de todos y todas, Clara Sanchís, la Virginia Woolf de nuestros escenarios, que una vez más demuestra que por sus venas corre sangre de mil escenarios y que consigue crear su personaje "desdoblado" con todo su cuerpo. Una especie de clown, consciente de que no solo su voz, sino también sus piernas, sus brazos y hasta su pelo rizado actúan para comunicarnos algo. Cualquier función en la que esté ella tiene un plus de magia, esa con la que solo saben hipnotizar quienes viven el escenario como un ritual creador y político. Ese ritual que Mayorga en esta obra ha querido convertir en un aviso de lo mucho que duele estar prisioneros de la realidad. Despierten, por favor. 

El mago, Juan Mayorga
Gran Teatro de Córdoba, 5 octubre 2019.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

LAS INOCENTES: LAS MUJERES COMO VÍCTIMAS DE MÚLTIPLES CAUTIVERIOS

No sé si Pedro Almodóvar o Paul Verhoeven habrán visto Las inocentes, la película en la que Anne Fontaine cuenta la historia real de unas monjas polacas embarazadas tras ser violadas por las tropas rusas al terminar la II Guerra Mundial. Si no lo han hecho, ellos, que están tan acostumbrados a banalizar las agresiones sexuales que sufren las mujeres, deberían hacerlo para ver si así empiezan a entender cómo la violación constituye la expresión máxima del dominio masculino y la subordinación femenina.  La dolorosamente bella película de Fontaine nos muestra además algo que no por sabido necesita menos recordarse: cómo la violación de mujeres y niñas es una de las más habituales armas de guerra y cómo las víctimas de esta barbarie han sido y continúan siendo en la mayoría de los casos invisibles.
A través de la mirada de la protagonista, una joven médico francesa, comunista y atea – interpretada por una magnífica Lou de Laâge -, una heroína que también sufre en sus propias carnes ser u…