Ir al contenido principal

UNA CUESTIÓN DE GÉNERO

La juez octogenaria y feminista que revolucionó la justicia estadounidense

Hay películas que han de verse más allá de sus valores cinematográficos. Por lo que enseñan, por lo que emocionan, por lo que vuelven visible. Una cuestión de género es una de esas películas que, sin ser más que un buen producto norteamericano, academicista y poco innovador, incluso con alguna trampa narrativa, debería ser de visionado obligatorio como mínimo en todas las Facultades de Derecho, además de en Colegios de la Abogacía y demás instancias en las que todavía cuesta tanto reconocer que el Derecho también tiene género.

La historia de la abogada norteamericana Ruth Bader Ginsburg, otro de esos nombres que no suelen aparecer en las referencias construidas por y para los hombres, tiene mucho interés más allá del caso concreto que plantea: la lucha por desmontar un sistema jurídico discriminatorio contra las mujeres a partir de un caso que, paradójicamente, discriminaba a un varón al negarle una exención fiscal como cuidador de su madre. Un caso, por cierto, que guarda muchas similitudes con un supuesto que resolvió nuestro Tribunal Constitucional en 2011 y en el que también era un hombre el que reclamaba un cambio de turno en su trabajo para poder cuidar de sus hijos. Además de comprobar cómo Ruth tuvo que hacerse hueco en un mundo, el de la Justicia, absolutamente androcéntrico y masculino en los EE UU de los años sesenta, la película nos ofrece una serie de lecciones que no estaría de más recordar en estos tiempos de reacciones machistas y de miedo al feminismo.

Lo más interesante de Una cuestión de género, que no creo que sea casual que esté dirigida por una mujer, Mimi Leder, reside en mostrarnos con evidencias, es decir, en probarnos como habitualmente tiene que hacerse ante un tribunal, que nuestro mundo ha sido históricamente construido a partir de un reparto jerárquico de roles entre hombres y mujeres. Y que eso que el feminismo ha llamado contrato sexual, sobre el que a su vez se negocia el pacto social, ha condicionado, y todavía lo sigue haciendo, la igualdad real y efectiva de los seres humanos en función de su sexo. Lo que, desde el Derecho, y otras instancias de poder patriarcales, se ha concebido como un orden natural no ha sido sino una construcción cultural y política que ha mantenido a las mujeres en un lugar subordinado. Como ciudadanas de segunda clase. Este reparto desigual de poder ha sido y es confirmado por las estructuras jurídicas y por quienes históricamente las han administrado. Esos hombres omnipotentes y dominantes que, como vemos en la película, monopolizaron Harvard, los tribunales y los parlamentos.
Como dice en su alegato fina la abogada, encarnada con entusiasmo y emoción por Felicity Jones, el Derecho no solo no ha de ir por demás de una sociedad que ya entonces, los años 70 (tercera ola feminista), sino que también ha de ser un instrumento que posibilite un avance en derechos y, por tanto, en justicia social y democracia. Un Derecho que, como bien nos revela la pantalla, es una instancia de poder —una de las más firmes y cómplices con las que cuenta el patriarcado— y que por tanto tiene la capacidad no solo de establecer reglas del juego sino también configurar subjetividades. Es decir, de crear y reproducir género, esa palabra que tanto pavor suele provocar en quienes ven tambalear sus púlpitos ante las reclamaciones de más de la mitad de la ciudadanía.
Al mismo tiempo, la historia de la lucha de Ruth, que en la actualidad es jueza del Supremo, nos evidencia que las conquistas de igualdad han sido siempre el resultado de las luchas de mujeres, de muchas mujeres, que han desafiado el orden establecido y que incluso poniendo en riesgo sus propias vidas se han lanzado a la tarea de remover los obstáculos que las convertían en menores de edad permanentes. Una lucha que es necesariamente intergeneracional, como lo demuestra en la película la relación de la protagonista con la abogada veterana y con su propia hija, y en la que también es necesario contar con los apoyos de hombres comprometidos. El marido que de manera admirable se convierte en cómplice de Ruth, encarnado con la compostura propia de un galán clásico por el atractivo Armie Hammer, y tal vez construido como un personaje excesivamente amable y sin aristas, es también un buen ejemplo de cómo a nosotros nos corresponde la a veces compleja tarea de apoyar sin asumir el protagonismo.
En fin, Una cuestión de género, que es una de esas películas que hacen que salgas del cine con el ánimo lleno de argumentos para seguir batallando al día siguiente, debería ser vista por todos esos políticos que cuestionan tan alegremente la perspectiva de género y las leyes que en los últimos años han hecho avanzar la democracia, por tantos juristas que siguen atrapados por la formalidad de la igualdad liberal y por una ciudadanía que, con frecuencia, no es consciente de cómo el Derecho nos limita pero también nos refuerza como seres autónomos. Y, sobre todo, es una historia que me gustaría que todos mis alumnos y todas mis alumnas, tan ensimismadas en sus brillantes carreras de futuros depredadoras, digirieran para que, al fin, asumieran la parte de responsabilidad que tienen en superar un mundo en el que el modelo de correcto comportamiento se sigue identificado con el buen padre de familia.
Publicado en Blog Mujeres, El País, 26-2-2019:
https://elpais.com/elpais/2019/02/27/mujeres/1551249780_691089.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…