Ir al contenido principal

LA RAZÓN POÉTICA DE ALBERTO CONEJERO

Siempre que leo un texto de Alberto Conejero, aunque solo sea un rápido mensaje de messenger, encuentro en sus palabras un sabor a metáforas que parecen estar siempre luchando contra los barrotes de la jaula. La sed de infinitud, que decía Carmen Martín Gaite. Hay en sus renglones, como también adivino en su rostro de adolescente que todavía desea cambiar el mundo, una permanente búsqueda del sentido último de la poesía que habita en la razón. Es imposible no recordar a María Zambrano revoloteando entre sus líneas. Y todo ello en un época poco dada a buscar argumentos con las armas de la belleza.

En su obra Todas las noches de un día, que ahora se representa en el Bellas Artes de Madrid, Alberto nos enreda en ese mundo que él trata no sé si de dominar, pero sí como mínimo de entender, con la ayuda de palabras que nos abrazan/inquietan/sacuden/acarician. La obra, que es como un juego de puertas que se abren y se cierran, un laberinto en el que conviven amores y fantasmas, heridas sin cicatrizar y plantas sanadoras, nos interpela como toda obra de arte que nace de las entrañas. Pero no lo hace con el plomo de una sacudida jerárquica, sino con esa enredadera que el autor teje de manera inteligente. La historia de Samuel y Silvia, dos eses que sinuosas sobreviven entre desasosiegos, y que bien podrían ser dos personajes de Tennessee Williams, es el pretexto perfecto para que nos miremos en una mujer obligada a ser mujer en un mundo de hombres, y a un hombre que, tal vez sin ser consciente, lucha contra lo que ese mundo espera de él. 

Carmelo Gómez, con una presencia y una voz que bastan por sí solas para abrir cualquier puerta, es en la obra un hombre que cuida. De las plantas, de Silvia, de la vida. Un tipo que sabe mucho de raíces y también por tanto de las flores que luchan buscando el sol. Samuel bien podría ser uno de esos "nuevos hombres buenos" de los que habla Ritxar Bacete, un ser de fragilidades y ternura, capaz de comprender el orden amoroso de la vida. Ese orden que sobrevive a duras penas en un invernadero, refugiado de tormentas y de las pisadas de los hombres que amenazan. Ella, Silvia, una Ana Torrent que va creciendo a medida que avanza la obra, es una mujer aparentemente fuerte, pero rota por puñales masculinos. Libre sí, tal vez libre, pero no autónoma. Como una heroína lorquiana que se sabe el nombre de todas las plantas y que, de rojo, intenta hacernos ver que puede ser incluso una mujer fatal.

Todas las noches de un día, mimada por una escenografía y por una música que nos hacen pensar en una enorme pantalla de cine, es una prueba más de cuánto necesitamos voces como la de Alberto Conejero. En el teatro, el cine, en la literatura, en la vida. Y no sólo por su desnuda complicidad con esa razón poética que nos ilumina, sino también por esa mirada suya sobre unas masculinidades que deberían reconciliarse con la vulnerabilidad. Esas que todavía hoy se empeñan en vivir todas las noches como si fueran días de vino y rosas. Un hilo contemporáneo que une a Silvia con las Rositas y Adelas de hace ya casi un siglo. Las eternamente calladas en días que de oscuros parecían noches. Esas que Alberto Conejero ilumina para salvarnos de la oscuridad.

Publicado en The Huffington Post, 2-12-2018:
https://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/la-razon-poetica-de-alberto-conejero_a_23603218/?utm_hp_ref=es-homepage


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…