Ir al contenido principal

25N: NO MÁS SILENCIO

Como cada mes de noviembre, se multiplican en estos días los actos de condena de la violencia de género. Las instituciones, y mucho más los políticos y las políticas que andan siempre en campaña, compiten entre ellas para ver quién lanza el mensaje más retuiteado, al tiempo que se multiplican las conferencias, las mesas redondas y los seminarios. No seré yo quien ponga en duda la oportunidad y necesidad de estas actividades. Al contrario, ante un problema social y político tan dramático todos los esfuerzos son pocos. Quiero pensar que todo suma. Pero sí que creo que ya va siendo hora de que nos replanteemos algunos enfoques que, después de más de una década de compromisos, tengo la sensación de que no hacen sino alimentar inercias y consolidar imaginarios que le hacen un flaco favor a las mujeres.
Creo que todos y todas deberíamos negarnos a participar en más minutos de silencio. Por supuesto que hay que manifestar el dolor, la rabia y la indignación que provoca el asesinato de una mujer, pero no hagamos el juego a una de las reglas de oro del patriarcado y que no es otra que justamente el silencio de la mitad de la Humanidad. La negación de la voz y la autoridad a las mujeres, el no reconocimiento de su igual ciudadanía, la condena a estar calladas y sumisas. No contestemos a las violencias machistas con el silencio que, además de no solucionar nada, nos sitúa en una especie de anestesia colectiva que acaba beneficiando a los poderosos. Sustituyamos los silencios, y los duelos, por políticas activas de igualdad, por acciones en las que las mujeres vayan tomando la palabra y haciendo suyo el espacio público, por estrategias sociales y políticas que no olviden la intersección de las discriminaciones, los factores económicos y culturales o en general los lastras que continúan haciendo que ellas, nuestras compañeras, vivan una especie de ciudadanía de segunda clase.

Superemos los silencios y dejemos de mirar a las mujeres solo y casi exclusivamente como víctimas. No insistamos en campañas dramáticas, ni en rostros heridos, ni en los maquillajes que tapan heridas. Convirtamos en protagonistas del mensaje a las que han sido capaces de liberarse de los cautiverios, a las que han de convertirse en referente para otras, a las que nos lancen el mensaje de que esta Humanidad necesita el talento y las capacidades de la mitad femenina. Visualicemos a las mujeres como sujetas con poderío, autónomas, liberadas de una identidad construida sobre la entrega a los otros. Protejamos, por supuesto, a las víctimas, pero no construyamos ni el discurso ni la acción contra las violencias machistas desde esa mirada que nace lastrada por el dolor y la dependencia. Hagamos de la lucha por la emancipación de las mujeres, en todos los sentidos, la clave de nuestro compromiso contra los machos machistas que asesinan.
Y, por supuesto, asumamos nosotros, los hombres, que ha llegado el momento de abandonar la resistencia pasiva y el cómodo silencio que nos hace cómplices. Tenemos que empezar a cuestionar nuestros privilegios y a asumir responsabilidades. Ser aliados feministas es mucho más que ponerse una etiqueta que parece añadir enteros a nuestro ya de por sí elevado prestigio social. Ha llegado la hora de que hablemos, pero no para usurpar como siempre la voz en el espacio público, sino para poner en evidencia todo lo que tenemos que desaprender de una cultura machista que nos sigue regalando dividendos. Sin las consecuencias positivas que ha de generar la evidencia de que las violencias machistas son un problema masculino que sufren las mujeres, mucho me temo que seguiremos sumando noviembres, y víctimas, y campañas, y marketing electoral revestido de compromiso igualitario. Una suma dramática que no cesará hasta que desaprendamos todo lo que el machismo ha grabado en nosotros desde hace siglos.
Publicado en Diario Córdoba, 22-11-2018:
https://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/25-n-no-mas-silencio_1265718.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…