Ir al contenido principal

LOS PANTALONES DE JUAN Y MEDIO

Siempre que se plantean dudas sobre si una determinada situación resulta denigrante o humillante para las mujeres, propongo que hagamos la prueba de situar en ese mismo contexto a un varón. Si en ese caso la situación nos resulta chocante, o ridícula, o incluso imposible en la práctica, será porque nos encontramos ante un evidente desequilibrio desde el punto de vista del género. Es la prueba que podríamos hacer con una gran mayoría de anuncios que vemos todos los días, o con las letras de las canciones que escuchan los y las adolescentes, o con buena parte de los comportamientos con los que muchos hombres tratan de demostrar que están por encima de las mujeres. Por lo tanto, si a ustedes les ha costado imaginar que en el programa de por las tardes de Canal Sur una presentadora cogiera unas tijeras y le cortara a Juan y Medio los pantalones hasta que le viéramos los calzoncillos, tenemos la prueba irrefutable de que lo que ocurrió hace unos días ante miles de espectadores fue un vergonzoso e indecente numerito mediante el que el presentador mimado de la cadena andaluza quiso demostrarnos una vez más que él está ahí porque lo vale y, sobre todo y ante todo, porque es hombre. Lo cual implica, según machistas como él, tener la capacidad y la oportunidad de someter a tratos humillantes a sus compañeras, cosificarlas con el objetivo de hacer unas risas y, además, ante las críticas, sentirse halagado por sentirse protagonista rutilante de los espacios que siempre han sido nuestros.
La impresentable actuación de este individuo, que por cierto lleva años haciendo programas de dudoso gusto que pagamos entre todos y todas, ha provocado la apertura de un expediente por parte del Consejo Audiovisual de Andalucía y, lamentablemente, muchos silencios, no sé si cómplices, entre quienes deberían haber sido los primeros y las primeras en manifestar que un señor que se permite esos lujos no es digno de estar en una cadena pública. Espero que el expediente no quede en una mera reprimenda, lo cual no haría sino avalar a quienes piensan que estamos exagerando con el asunto. Algo que es fácil de desmontar si tenemos en cuenta que ese momento televisivo forma parte de una larga cadena de actitudes, comportamientos y manifestaciones que todos los días nos demuestran que vivimos un mundo tremendamente desigual, en el que las mujeres son fácilmente convertibles en objetos y en el que nosotros nos seguimos creyendo con el derecho a usarlas y en el mejor de los casos a mantenerlas en un lugar accesorio. Lo terrible del numerito de la falda, al que podríamos usar otras muchas barbaridades que en estos años hemos podido ver en programas que capitanea el señor Y Medio, es que nos muestra cómo incluso en una televisión pública seguimos encontrando el rastro de un machismo rancio y que tan terribles consecuencias continúa hoy provocando en la autonomía de nuestras compañeras. Es justamente la suma de todas esas pequeñas violencias y discriminaciones, humillaciones y tratos vejatorios, la que genera un caldo de cultivo que alimenta un orden, el patriarcal, y la cultura que lo sostiene.
De ahí que sea tan importante y urgente que las instituciones y la sociedad en su conjunto no dejemos pasar ni una, que estemos alerta ante cualquier actuación que nos devuelva a la caverna y que exijamos de nuestros representantes una respuesta en consecuencia. Solo así podremos ir desterrando de nuestros procesos de socialización cualquier atisbo de supremacía masculina y solo así podremos poner las bases para construir una democracia donde mujeres y hombres seamos realmente equivalentes. Algo para lo que efectivamente necesitamos leyes y políticas públicas, pero también y sobre todo un compromiso férreo con el objetivo de desmontar un modelo de sociedad en el que sobran Juanes y Medios y en el que tanto faltan todavía mujeres empoderadas. Un concepto que, por favor, no confundamos, con el poderío que cada sábado demuestra en Canal Sur la incombustible María del Monte.
PUBLICADO EN DIARIO CÓRDOBA, 18-9-2017:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/pantalones-juan-medio_1172287.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …