Ir al contenido principal

MAÍLLO O EL PODER DE LA FRAGILIDAD


No es nada habitual que los hombres en general, y los públicos en particular, reconozcamos ante los demás nuestras fragilidades y asumamos, en consecuencia, que no somos los superhéroes que se espera que seamos. Unas expectativas que se alimentan de manera inmisericorde por una vida política que continúa estando en manos de machitos encantados de haberse conocido. Por eso me resultó tan gratificante hace poco más de una semana escuchar a Antonio Maíllo hablando de su enfermedad, mostrándose en público como un ser frágil y dando muestras una vez más de que, pese a lo dominante, también en la política hay excepciones que nos permiten mantener la confianza en la capacidad transformadora de las convicciones.

Antonio constituye un caso particular en la política española y no digamos en la andaluza. En un contexto plagado de mediocridades y de profesionales de lo público, el lucentino siempre ha destacado por dar buena muestra de que para él la política es un servicio, que no un trabajo, al tiempo que nos ha mostrado como no es incompatible, por raro que nos parezca, ocupar cargos orgánicos en un partido y tener la cabeza bien amueblada. Su capacidad de diálogo, su actitud siempre tranquila y de buen conversador, así como su más que evidente compromiso con unos principios que no cotizan muy alto en estos tiempos neoliberales, representan para muchos una cierta esperanza en una izquierda que no está del todo perdida y en la posibilidad de construir alternativas no vinculadas ni a egos ni condicionadas por lastres del pasado. Lástima que le haya tocado vivir el peor de los tiempos para una coalición que, por otra parte, se ha ganado a pulso buena parte de los metros de pozo profundo en el que lleva hundiéndose largo tiempo. Tal vez porque le han faltado más hombres como Maíllo y le han sobrado sujetos atrincherados en dogmas más propios de una región fundamentalista que de una alternativa de progreso.
Los que desde hace tiempo seguimos su trayectoria personal y política --"lo personal es político"-- , sabemos bien que Antonio es un luchador por la igualdad, entendida ésta como reconocimiento de las diferencias, y que su objetivo no ha sido obtener relevancia mediática sino contribuir al alumbramiento de una sociedad más justa. Por eso mismo no le ha importado abrazar cuando ha hecho falta la bandera del arco iris, o mostrar su corazón violeta, o rebelarse contra los poderes que hacen que muy singularmente Andalucía siga siendo una tierra en la, pese a sus potencialidades, resulte tan complicado levantar el vuelo. Y todo ello, al menos que yo recuerde, sin ningún alarde de machito todopoderoso y sin que en ningún momento nadie haya podido dudar que su horizonte es el bien común y no las audiencias mediáticas.
La vida pública española necesita más hombres como Antonio Maíllo, que sean capaces de reconocer que su hombría no se mide en cargos ni en alardes de testosterona, al tiempo que reconocen y asumen que sin las mujeres la democracia será siempre imperfecta y la izquierda un vulgar remedo de la utopía que un día fue. Verlo de nuevo sonreír, asumiendo la dura batalla que le queda por ganar y mostrándose al mundo como un individuo carente y vulnerable, es todo un regalo para los que lo apreciamos y todo un ejemplo para quienes reclamamos con urgencia otros modelos de masculinidad. Hombres para los que la verdadera fortaleza resida en la asunción de su fragilidad. Si fuera creyente le rezaría a las Dolorosas que en estos días se pasean por nuestras ciudades. Como cada vez soy más descreído, pero pienso y siento más, cruzaré los dedos en esta primavera insultante del Sur para que Antonio siga demostrándonos que se puede ser un hombre de verdad sin necesidad de parecerse a Frank Underwood. Asumiendo que la verdadera fuerza radica en el reconocimiento de nuestra vulnerabilidad.
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba, 21-03-016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/maillo-poder-fragilidad_1027393.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…