Ir al contenido principal

CON UN PAR DE OVARIOS

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 2-2-2015


Todos los que entendemos que la democracia o es paritaria o no es, no reivindicamos otra cosa que el igual acceso de las mujeres al poder y su presencia en los espacios que durante siglos han sido dominados por una cuota cien por cien masculina. Ello implica por tanto reconocer el derecho de las mujeres a ser tan buenas o tan malas como los hombres. Es decir, de la misma manera que la vida pública ha estado y está, lamentablemente, llena de hombres impresentables, también ellas deben tener derecho a demostrar que pueden gestionar lo público con el mismo mérito y capacidad que ellos, pero también con el mismo grado de incompetencia y hasta de cinismo. Es decir, no creo que la presencia de mujeres suponga automáticamente otra manera de entender lo público, sobre todo porque no todas las mujeres tienen conciencia feminista y porque el mismo sistema se encarga de que muchas asuman los referentes masculinos si quieren acceder y sobre todo mantenerse en el poder.
La jugada de Susana Díaz adelantando las elecciones y generando una inestabilidad interesada es un buen ejemplo de que no necesariamente una mujer en el gobierno supone una ruptura con las maneras patriarcales de entender la público. Su misma trayectoria de política amamantada por el partido y carente de un currículo previo, profesional o laboral, en el que haya demostrado ciertas capacidades, no hace sino corroborar el modelo de representante del que creo buena parte de la ciudadanía está tan asqueada. Es decir, ese o esa representante que ha convertido la política en una profesión y que ha gestado su carrera gracias a unas férreas estructuras partidistas que, solo bajo la apariencia formal de democracia interna, prorrogan las oligarquías.
Ese modelo de representante difícilmente casa pues con espacios de diálogo y de discrepancia, porque su proyección personal está vinculada a mantenerse en una estructura que es la que le otorga un cierto estatus y un reconocimiento público. Esa dependencia no solo lleva fácilmente a comulgar con ruedas de molino sino también a generar una compleja red de clientelas alrededor. Algo de lo que sabemos mucho en una Comunidad Autónoma como la nuestra en la que durante más de tres décadas ha gobernado el mismo partido y en el que se han alimentado los vicios propios de la tenencia prolongada del poder.
Susana Díaz ha actuado no como dice ella en nombre de los intereses de los andaluces y las andaluzas, sino en su propio interés y en el de su partido. Por más que intente vendernos un discurso mesiánico, y que apela más a lo emocional que a lo racional, creo que ningún ciudadano sensato puede discutir que su decisión está más vinculada a objetivos electoralitas y a su propio itinerario como profesional de la política. Algo perfectamente legítimo desde el punto de vista del marco normativo que regula nuestro modelo parlamentario, por más que éticamente nos chirríe a los que, tal vez ilusos, seguimos pensando que la democracia se merece mayor altura de miras y mayores dosis de generosidad.
Como buena política que sigue los cánones masculinos, Susana Díaz ha demostrado ser ambiciosa y tener voz firme. Dos cualidades que cuando se predican de los hombres se asumen como naturales y hasta beneficiosas, mientras que cuando son demostradas por las mujeres se someten a un escrutinio con un insoportable tufillo machista. Cuestión distinta es que a algunos nos gustaría que lo público se rigiera por otros parámetros, algo que por cierto buena parte del feminismo lleva siglos reclamando frente al sistema competitivo y jerárquico que representa el patriarcado. Pedirle ese nivel de compromiso a Díaz tal vez sería demasiado. De momento, lo único que nos ha demostrado es que tiene un buen par. De ovarios, claro. Algo que quizás justo en estos momentos no le baste para ganar unas elecciones con la holgura que ella desearía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…