Ir al contenido principal

LAS FRONTERAS DEL GÉNERO

Una de las grandes fronteras de los derechos humanos en el siglo XXI es el reconocimiento y garantía de lo que por ejemplo  la recientemente aprobada Ley 2/2014 para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales de Andalucía denomina "el derecho a la autodeterminación de género". Al margen de los instrumentos legales, que obviamente son necesarios para garantizar el libre desarrollo de la personalidad de los individuos de acuerdo con el género que sientan y vivan más allá de lo meramente biológico, necesitamos un cambio de paradigma, una radical transformación cultural y  social (y por tanto también política) que nos permita superar el binarismo de género y, en consecuencia, las vallas que continuamos elevando entre lo que mayoritariamente se entiende como normal y aquellas otras opciones que consideramos como minoritarias y devaluadas.

No es casualidad que el protagonista de la intensa y emocionante película de Xavier Dolan, que llevaba meses persiguiendo de manera inútil por cines que solo estrenan producciones tan olvidables como un menú barato de comida basura, escriba un libro titulado "Elogio de la normalidad", con la esperanza, reconocida por el mismo Laurence, de que contribuya a acabar con la separación entre lo normal y lo  marginal. Laurence, en una de las escenas más inteligentes de la película, en la que se somete al interrogatorio de una periodista a la que va seduciendo poco a poco, reclama un cambio real, pensando no tanto en él mismo, puesto que él ya dio el salto, sino en los  jóvenes. Unos jóvenes que continúan siendo deudores de unos esquemas heteronormativos, patriarcales y que, bajo la apariencia de una igualdad formal, continúan viviendo en un mundo que incluso hoy amenaza con una elevada cotización de los caracteres reaccionarios.

Laurence anyways nos cuenta la historia de una persona que vive "la última mitad" de su vida como mujer. Una afirmación frente a la que la entrevistadora le replica que se trata de "tu primera mitad como mujer, en realidad". Sí, contesta Laurence, "pero la última mitad no tiene nada que ver con primera mitad". Asistimos a la evolución del poeta protagonista a través de la intensa relación amorosa que mantiene con una mujer a lo largo de varios años, la cual se resiste a aceptar que él haya decidido cambiar de sexo. Ella, a pesar del amor que siente - en un momento de intensa discusión llega afirmar "te amo  más de lo que podría amar a un hijo"- , se agarra a la "normalidad", al miedo o al vértigo que le provoca romper con los patrones, saltarse las reglas, seguir amando en definitiva a alguien del que se enamoró como hombre y que ahora es una mujer. Aunque tanto en una mitad como en la otra fueran el mismo individuo. De ahí que la invitación que a Frederique le hace Laurence tenga también mucho de reproche: "He pensado que podríamos volver a donde estabas antes de tu viaje hacia una supuesta vida normal (...) Haz lo que yo hago, disfruta de nuestra historia, disfruta de nuestro amor".

Xavier Dolan, con su habitual capacidad para crear imágenes poéticas, con sus movimientos de cámara elegantes e incisivos, con esa tendencia suya a hurgar en los dramas humanos (en esta ocasión de manera mucho más depurada y desnuda que en ocasiones anteriores), nos adentra en un proceso de construcción personal que es psicológico y emocional. Huye de una mirada paternalista y por supuesto de una visión médica o patologizadora de lo que supone vivir y sentir un género distinto al marcado por la naturaleza. Y lo conecta, sabiamente, con el proceso creativo de un poeta. Un poeta que se ha atrevido a atravesar fronteras y que continúa amando a la misma mujer a la que amaba cuando era un hombre. Ella, sin embargo, está prisionera del orden que a todos nos ha categorizado como si fuéramos insectos en un laboratorio. De ahí que incluso necesite tener el testimonio de una pareja que ha vivido una situación similar. El encuentro con estas dos personas, Fanny y Alexander (como la película de Bergman, por cierto), es otro de los momentos esenciales de la película. A ella le pregunta Frederique si es lesbiana. En su respuesta tenemos las claves de como romper con las fronteras del género: "Para mí lo que importa es la persona. Alexander, Alexandra, Alexandrine. Yo sigo la lógica de mi corazón. El género es poco importante para mí. Las apariencias pueden ser muy engañosas".

Ese el mensaje que nos lanza Dolan con la historia de Laurence Alia: el género no importa, o no debería importar. Necesitamos romper las barreras que continúan separando lo normal de lo marginal. El gran reto es reconocer la "erosdiversidad" y la múltiples maneras de ser persona, desde una perspectiva  dinámica, mutable, flexible, ductil. Alejada por supuesto de los esquemas rígidos y castradores de la heteronormatividad y de los intereses patriarcales que remiten a un orden - cultural, político y hasta económico - basado en la complementariedad de lo  masculino y  lo femenino. Es necesario trascender las apariencias, la lógica jerarquizante y asumir la verdad y  la belleza que reside en la posibilidad que un individuo tiene para dar saltos. Pese al vértigo que ello puede suponer. Es, o debería ser, obligación esencial, ahora sí, de los mecanismos legales, hacer posible que el vértigo sea lo más reducido posible y que el salto tenga las redes suficientes para no acabar en descalabro.

Pero como en tantas otras cuestiones que tienen que ver con la dignidad humana, el principal cambio debe ser cultural y personal. Es decir, debemos educarnos y socializarnos desde la ruptura de las fronteras del género. Desde el reconocimiento y la empatía con lo diverso que, por lo tanto, dejará de ser marginal y alimentará las posibilidades de lo normal. Reconociendo que todas y todos somos personas transgéneros.

La empatía que por ejemplo, de nuevo con sensible inteligencia, Dolan nos ejemplifica a través de la conversación que en un almuerzo Laurence mantiene con su madre. Esta lo invita a su nuevo loft en la ciudad. "Tú cambiaste de sexo, yo cambié de dirección". Laurence la mira con afecto y le confiesa: "Yo siempre te vi como una mujer que solo podía vivir dentro de su casa. Nunca como una madre". Y ésta le abraza con su respuesta: "Y yo nunca te vi como a un hijo. Pero si puedo decirte que te veo como a una hija".

Publicado en Blog Mujeres de EL PAÍS, 13-8-2014:
http://blogs.elpais.com/mujeres/2014/08/las-fronteras-del-g%C3%A9nero.html



Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…