Ir al contenido principal

YAGO O LA FRAGILIDAD

LAS FRONTERAS INDECISAS
Diario CORDOBA, 12-5-2014

Recibo en Florencia la dolorosa noticia de la muerte de Yago Lamela justo el mismo día que he asistido a una de las sesiones que el denominado Centro di Ascolto Uomini Maltrattanti lleva a cabo con hombres que acuden a él para revisar su identidad masculina y violenta. Es sobrecogedor ir escuchando las historias personales de 8 hombres que, en círculo, en una terapia que va más allá de lo psicológico, reflexionan sobre sus dudas y miedos, sobre sus incapacidades para gestionar pacíficamente los conflictos o sobre los pequeños logros que van alcanzando en sus relaciones de pareja. Entre los 30 y los más de 60 años, Lorenzo, Agostino, Carlo o el más joven, Ricardo, hablan de emociones y sentimientos, se desnudan. Incluso Agostino está a punto de llorar cuando relata las dificultades de su vida familiar. "No lo sé" es una de las frases más repetidas. Una sentencia inédita en un mundo patriarcal que siempre ha obligado a los hombres a tener la certeza y el mando. Estos hombres, sin embargo, se muestran perdidos, dubitativos, frágiles. Muy lejos del héroe que tal vez un día soñaron ser y para lo que fueron educados.
Al conocer esta experiencia italiana que nació en el 2009, y por la que ya han pasado más de 2.000 hombres, ratifico que nuestro modelo de convivencia y nuestro orden cultural, del que derivan desigualdades y productos tan sangrantes de ellas como la violencia de género, no se transformará mientras que no pongamos en la revisión de la masculinidad hegemónica. Un reto que va más allá de los necesarios instrumentos legislativos y que tiene mucho más que ver con las políticas públicas y, muy especialmente, con las de índole socializador. De nada nos servirá tener normas teóricamente magníficas, y mucho menos acudir al Derecho Penal como respuesta, cuando seguimos esquivando la atención sobre las raíces de tanta injusticia y desigualdad. Las que derivan de un orden patriarcal en el que los hombres fuimos, y seguimos siendo educados me temo, para el ejercicio del poder y la negación de los vínculos afectivos y emocionales. Sujetos de los privilegios pero también, al fin, víctimas del modelo dominante.
Pienso en todo esto mientras que veo por internet fotos y vídeos de un joven Yago Lamela, triunfante, heroico, bello y seductor. Un icono más del cuerpo masculino como expresión de fuerza, energía y poder. El hombre que vence las limitaciones de la Naturaleza y que encuentra en ese salto prodigioso la razón que da sentido a su vida. Descubro ahora su larga y penosa historia de fracasos, depresiones y hundimiento personal. Y más allá de la reflexión que nos deberíamos plantear sobre las exigencias extremas de un deporte profesional que exige espectáculo y que con tanta frecuencia produce juguetes rotos, pienso en la fragilidad que escondían sus músculos, en lo vulnerable que finalmente era pese a su cabellera de Sansón, en la tristeza segura que habitaba en su alma de hombre quizás no preparado para el éxito y mucho menos para la derrota.
Encontré pues un hilo de continuidad entre los hombres florentinos que tratan de ser de otra manera y el joven Yago que sucumbió y no encontró como mirar otro rostro en el espejo. Como los muchos que ponen fin a sus días, en un porcentaje mucho mayor que las mujeres, por no saber cómo gestionar su vulnerabilidad. Incapaces de dar el salto que los lleve a reconciliarse son sus emociones, con sus debilidades, con ese "lado femenino" que les obligaron a ocultar. Y me convenzo de que solo desde la asunción positiva de nuestra fragilidad, los hombres empezaremos a hablar el lenguaje de la igualdad y sabremos construir unas subjetividades más plenas. Al tiempo que hacemos real una convivencia pacífica y gozosa con los y las demás. Desde el convencimiento además, como bien me enseñó el feminismo, de que esa revolución personal es al mismo tiempo política

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…