Ir al contenido principal

LA POLÍTICA QUE NECESITAMOS

Las fronteras indecisas, 26-5-2014
Diario CÓRDOBA


Debo confesar que durante la mayor parte de estas últimas semanas mantuve la decisión firme de no acudir a las urnas. A tal grado de exasperación y desencanto me habían llevado los últimos movimiento de unos líderes, y lideresas, que parecen convencidos y convencidas de que es fácil seguir tomándonos por idiotas. Sin embargo, los debates televisados y muy especialmente la polémica generada en torno a las declaraciones machistas de Cañete, levantaron mi ánimo de demócrata y me sentí llamado a votar. Y a hacerlo manifestando mi rechazo a esos dos grandes partidos que han monopolizado y deteriorado un sistema que, entre otras cosas gracias a ellos, necesita hoy más que nunca de una auténtica revolución. Me ha alegrado pues sobremanera comprobar que los resultados en nuestro país tienen como lectura fundamental el rechazo de dos partidos que huelen a podrido. Como también me ha alegrado comprobar que finalmente los niveles de abstención, aún siendo importantes, no han respondido a los dramáticos que se auguraban. Lo cual, en el contexto de estas elecciones, es sin duda un triunfo del sentido de responsabilidad democrática que mantiene, pese a tantas cosas en contra, buena parte de la ciudadanía.
Lo más positivo de este proceso electoral, al menos en lo que se refiere a nuestro país, ha sido la constatación de que las ideologías no han muerto, de que los proyectos políticos no tienen que estar reñidos con los éticos y que es precisamente desde esos márgenes desde donde será posible el cambio. Solo desde el posicionamiento en esas fronteras cabrá imaginar la revisión de un modelo que parece vivir de espaldas a la ciudadanía y que alimenta posicionamientos reaccionarios. Es decir, en contra del verdadero progreso, el cual, en una Europa que no debería olvidar sus orígenes y utopías humanistas, no debería venir de la mano omnipotente de los mercados sino del sentido ilustrado de los valores constitucionales. Una ardua tarea en la que sin duda hacen falta mejores políticos, espacios más participativos y unas instituciones creadas a nivel humano y no en las alturas que hacen tan fácil confundirlas con un púlpito. Una revolución urgente sin la que, por ejemplo, sería imposible contrarrestar el peligroso crecimiento de movimientos de extrema derecha y antieuropeístas.
Si algo han demostrado estas elecciones es que necesitamos más política que nunca, lo cual no quiere decir que sea la dominante hasta hora ni mucho menos que suponga sufrir a los representantes que se han encargado de convertirla en un lamentable espectáculo. Necesitamos la política que brote de la ciudadanía, la que nos rearme frente a las decisiones arbitrarias y las mayorías que no reconocen a las minorías, la que se detenga más en los adjetivos que en los sustantivos. La que no sea mercancía en manos de profesionales que la prostituyen ni envoltorio con el que disimular la ley del más fuerte. La que recupere el pulso de las utopías igualitarias, de la paridad necesaria o de la justa protección de los más débiles. Esa que parece haber escurrido como agua entre los dedos por las rendijas oxidadas de una Europa burocratizada y empeñada en subordinar la normatividad de los valores constitucionales a los intereses económicos de los más fuertes.
No es casualidad por tanto que una fuerza como "Podemos" se haya convertido en la gran triunfadora de este final de mayo. Su misma denominación es toda una declaración de intenciones y marca el rumbo por dónde debería transitar Europa en particular y la política en general. La primera persona del plural en afirmación de empoderamiento y de abrazo colectivo, solidario, emergente. El mejor antídoto, esperemos, en un parlamento moribundo y en una Europa donde el miedo empieza a criar monstruos. Una vez que hemos condenado el bipartidismo cínico que nos provoca vómitos y a la espera de que el continente recupere el oxígeno de la política empeñada en conseguir la felicidad y el bienestar de sus gentes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…