Ir al contenido principal

PALABRAS PARA UN NUEVO CURSO


Donde habita el futuro

Diario CÓRDOBA, 12/09/2011

Cada septiembre tengo la sensación de que la vida me da otra oportunidad y que los días crecen en anchura. Todo huele a un desayuno apresurado que anuncia jornadas de multiplicaciones y predicados. Como si volviera a la niñez, me siento aprendiz de todo y me dejo sorprender por los verbos que voy descubriendo en el diccionario. Me gusta dejar abiertos los balcones de mi dormitorio para que entre el sonido de las ruedas de las mochilas nerviosas, el de los compañeros que vuelven a encontrarse, los llantos de los más pequeños y las risas de los que saben más por mayores que por diablos. Me gustaría que el patio del colegio de mi calle entrara por las ventanas y convirtiera toda mi casa en un aula con mapas colgados en las paredes.
Cada septiembre quisiera volver a la escuela y dar las gracias a todo lo que me enseñaron mis maestros y maestras. Hacer un viaje imposible en el tiempo y ser niño con la mirada que ahora tengo. Y compartir con ellos y con ellas, de igual a igual, lecciones de sociales, análisis gramaticales y problemas de matemáticas. Y las horas, todas mis horas, para las que me ofrecieron herramientas y equipaje. Esas que siempre me salvan de naufragar en una isla sin Viernes.
Por todo ello, y muy especialmente en este final de verano que duele en los bolsillos, me cuesta tanto admitir que todavía haya muchos y muchas que pongan en duda el trabajo de los/las profesionales de la enseñanza. Me duele comprobar que en este país aún no se valore adecuadamente el valor de la educación y el papel del profesorado. Porque una democracia que no mima su sistema educativo es una democracia herida de muerte. Y lo es porque hará aguas por su lado más sensible: el de los pilares del edificio, el que mira hacia el futuro, el único capaz de multiplicar talentos y alimentar capacidades.
En estos malos tiempos para unas políticas empeñadas en la igualdad de la ciudadanía, mucho me temo que algunos empezarán a encontrar soluciones en los recortes de derechos sociales, en la negación de las bondades de lo público, en la sumisión vergonzante a los dictados del mercado. En medio de esta tormenta, la educación, por ser el viento que mantiene viva la llama ciudadana, debería estar al margen de unas luchas que, lamentablemente, se reducen a una mezcla cínica de intereses partidistas y cotizaciones regidas por la ley de la selva. Y sus profesionales deberían ser valorados, ahora más que nunca, como los poseedores de la única magia capaz de transformar en porvenir el fango en el que la crisis nos atrapa.
En los más de 30 años de sistema constitucional, nuestros partidos no han sido capaces de convertir la educación en "asunto de Estado" y la sociedad no ha hecho el esfuerzo de asumir que sin ella está condenada al fracaso. De ahí la falta de reconocimiento, económico pero sobre todo social, de unos/as profesionales sin los/as que sería imposible empezar septiembre. Y de ahí también la sucesión de leyes y modelos que han condenado la educación pública a una cenicienta chuleada y que ahora corre el riesgo de perder para siempre el zapato que los neoliberales entienden que debería ser de plástico en vez de cristal.
Justo ahora, en este siglo de incertidumbres y déficit cero, sería el mejor momento para apostar de manera radical por una educación pública de calidad, libre de recortes y compraventas. Compromiso cívico desde el que ganarle la batalla a los piratas. Vitamina sin la que la democracia acaba convertida en un cuerpo sin alma y en un calendario sin septiembres. Ese que parecen tener en su cartera muchos de nuestros representantes y muchos padres y madres que siguen pensando que el colegio es solo una guardería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…