Ir al contenido principal

LA QUERIDA


La querida - Opinión - www.diariocordoba.com

08/11/2010 OCTAVIO Salazar
Reduce el tamaño del texto
Edición impresa en PDF
Página 5 edición papel Esta noticia pertenece a la edición en papel.
Ver archivo (pdf)

La reciente visita del Papa ha vuelto a demostrarnos que el español es un Estado aconfesional "con querida". Como bien explicó Juan José Tamayo hace unos días en la presentación de la Fundación Paradigma Córdoba, los poderes públicos españoles siguen manteniendo unas relaciones privilegiadas con la Iglesia Católica, la cual es tratada, como buena querida, mucho mejor que la "legítima". Y no solo por toda una serie de beneficios que rompen flagrantemente con el principio de igualdad, sino también por un descarado apoyo institucional y por una excesiva presencia en el espacio público, alentada por unos representantes que deberían mantenerse al margen de las religiones.
Ante la cada vez mayor diversidad religiosa de nuestra sociedad debería resultar obvio que, desde el punto de vista jurídico-constitucional, el modelo que mejor puede garantizar la paz social es el Estado laico. Es decir, el modelo que propugna una estricta separación entre el César y los dioses, al tiempo que es escrupulosamente respetuoso con la libertad de conciencia, la igualdad y el pluralismo. Sin ese espacio laico es imposible avanzar en el objetivo del diálogo intercultural y en las respuestas a los retos que plantea el reconocimiento de las diferencias. Sin embargo, dos obstáculos siguen impidiendo hoy que el "paradigma Córdoba" sea algo más que una brillante idea.
Por una parte, las lecturas fundamentalistas de las religiones impiden el encuentro y la búsqueda de principios éticos comunes. La absolutización de las tradiciones, las identidades reactivas y la confusión entre lo público y lo privado que se proponen desde posiciones terriblemente dogmáticas son el prinicipal freno para el logro de uns pacífica convivencia de los diferentes. Y cuando hablo de fundamentalimos no me refiero solo a los que Occidente está convirtiendo en chivo expiatorio --léase por ejemplo el Islam--, sino a todas las posiciones reaccionarias que están afianzándose en otras muchas religiones. En este sentido, basta con recordar las posiciones de la jerarquía católica española frente a las conquistas sociales del gobierno socialistas o, en general, la actitud de una Iglesia que insiste en que fuera de sus principios morales solo cabe el infierno del relativismo.
Por otra parte, no podemos olvidar la complicidad de nuestros representantes con una confesionalidad que parece otorgarles beneficios electorales. Nunca he entendido, por ejemplo, que mujeres progresistas y feministas alienten una estructura basada en la autoridad del varón. Algo que frecuencia seguimos viendo en nuestras ciudades, en las que es fotografiar a alcaldesas colgándole medallas a Cristos o a "Reinas de las Peñas" haciendo genuflexiones ante los obispos. Como bien ha escrito el jurista italiano Zagrebelsky, la Iglesia Católica se resiste a dejar de ser la potestas indirecta de otro tiempo y, para ello, continúa seduciendo e incluso, cuando es necesario, amonestando a los líderes políticos.
Lo lamentable es que estos sigan dejándose querer y continúen siendo tan cobardes antes lo que deberían ser exigencias ineludibles de una democracia. Algo que el gobierno socialista ha vuelto a demostrarnos al condenar al cajón del olvido la tan necesaria reforma de la ley orgánica de libertad religiosa. Una reforma que debería haber subrayado las garantías de la libertad de conciencia y que debería haber puesto las bases para hacer definitivamente la transición desde el Estado confesional al laico.
Viendo las imágenes del Papa en Santiago y en Barcelona, y confirmando que su liderazgo está a mitad de camino entre el poder espiritual, el terrenal y la seducción mediática de una estrella de rock, he sentido más que nunca la necesidad de que las iglesias, en cuanto clubes privados que son, se financien solo y exclusivamente por sus socios. Y que el Estado asuma de una vez por todas una posición neutral con respecto a las creencias de la ciudadanía. Un reto que siguen eludiendo muchos de nuestros políticos a ls que parece seguir entusiasmando llevar un báculo en la procesión.

Comentarios

  1. La cosa no tiene remedio. La Iglesis vaticana está en manos de uan jerarquía que confía en grupos fanatizados-kikos, focolares, CyL, Opus, etc...-para seguir siendo lo que son, una corporación de inmenso poder económico, político, ideológico y cultural. No encuentras a nadie de sensibilidad democrática con menos de 50 años. Han barrido cualquier disidencia. J.J. Tamayo tiene un ADN ideológico del siglo pasado, y dentro de las diversas franquicias vaticanas no le escucha nadie que no sea para reírse de lo que escribe, dice y piensa. El diálogo que, dicen, preconiza el monarca absoluto del Vaticano entre Fe y Razón quiere en realidad decir que hay que plegar lo racional a los designios de aquélla.
    Hoy,visto lo visto, es más "razonable" diferenciar entre, creyentes, cristianos y católicos. Se puede ser del primer grupo sin participar de los segundo y tercero, al igual que ser de estos dos y no formar parte del primero.

    ResponderEliminar
  2. Me encuentro completamente de acuerdo con tu publicación, Octavio. A diario nos encontramos con estos sucesos que invitan a una reflexión con lupa de dichas situaciones que en cierta manera están amparadas por una constitución que aunque se base en gran parte en la constitución republicana deja ver a su trasluz que, aunque nuestros "políticos" nos la intenten vender como una de las más "liberales" de Europa, cuenta con una serie de vacíos legales, incoherencias, etc. resultantes de una clase política que se deja mover por el mercado y no por su ciudadanía.

    Como nos explicaste en infinitas ocasiones los años anteriores en clase, dicha situación junto con otras (Monarquía "intocable"; sistema D´Hont ,aunque nos encontramos un poco mejor que en Gran Bretaña; una L.O. de libertad religiosa que al parecer está adquiriendo perpetuidad; etc.) son parcialmente/completamente inconstitucionales.

    Pero lo mejor es dejarnos guiar (sarcásticamente hablando) por el Te party y por el TDT party (encabezado por intereconomía) que provocan en la población un "acercamiento a Dios" pero alejando "la libertad y dignidad humana", que día a día parece que tiene menos importancia.

    En definitiva dejo una reflexión que una vez te comenté en clase: Nunca se ha producido una separación entre la iglesia católica y el Estado, o mejor dicho, nunca se ha producido entre aquella y el poder, ya que puede sorprender que el Vaticano como tal acuda a la cumbre de la Organización de las Naciones Unidas para los Objetivos del Milenio, viendo esto último, parece que nunca se producirá dicha separación.

    Un saludo.

    Luis Miguel Mayorga Rodríguez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…