Ir al contenido principal

MACULADOS SILENCIOS


A pesar de las décadas que llevo viviendo en ella, esta ciudad me sigue sorprendiendo, e indignando claro, por sus silencios, por las cobardías que recorren las esquinas, por las muchas voces que prefieren hablar bajito para no molestar a quienes ocupan los púlpitos. Ha vuelto a pasar estos días con motivo de la polémica generada en torno a la exposición Maculadas sin remedio que, en el momento de escribir estas líneas, seguía colgada en la Diputación Provincial. La agresión a una de las obras expuestas pero sobre todo las reacciones de muchos de nuestros representantes, alegando ofensa de los sentimientos religiosos, ha vuelto a poner de manifiesto no solo las complicidades de quienes callando otorgan sino también las carencias que todavía sigue teniendo nuestra democracia. Porque lo que la polémica generada en torno al autorretrato de la artista Charo Corrales nos demuestra es como todavía seguimos sin entender el juego de los derechos fundamentales, además de poner en evidencia que no hemos terminado de hacer la transición a un Estado laico que es justamente el que mejor garantiza la convivencia de las comovisiones plurales de la ciudadanía.

Es asombroso que en 2019 siga teniendo vigencia, y muy especialmente en Córdoba, ese dicho tan terrible que nos recuerda que “con la Iglesia hemos topado”. Una sentencia que nos retrotrae a épocas de Estado confesional, de catolicismo cómplice de la dictadura y de negación de las libertades. Una refencia que en pleno siglo XXI nos sigue recordando que la Iglesia sigue siendo un poder fáctico, por obra y gracia de quienes continúan arrodillándose ante ella en lugar de defender los valores constitucionales. Porque, insisto, lo que está en juego una vez más es la garantía auténtica de las libertades de pensamiento y creación, consideradas derechos fundamentales por nuestra Constitución, y con ellas de nuestra capacidad como ciudadanos, y como ciudadanas, de generar discursos críticos, alternativos y hasta incómodos. Algo que el arte ha hecho a lo largo de los siglos, lo cual ha contribuido a que la Humanidad haya ido superando los períodos de oscurantismo y a que la razón emocionada le haya ido ganando terreno al pensamiento mágico.

Las obras expuestas en la Diputación nos pueden gustar más o menos, podremos discutir su calidad artística o su mensaje, pero son la expresión más rotunda de la capacidad de crear de sus autoras. Algo que, por cierto, los fundamentalismos de todo tipo, los religiosos y patriarcales por ejemplo, han negado históricamente a las mujeres. Y no es democráticamente sostenible que una supuesta ofensa a las creencias particulares de quienes pertenecen a lo que no es sino un club privado, aunque sostenido con fondos públicos, legitime ni la agresión sufrida por una de las obras ni mucho menos la reacción airada de buena parte de nuestros políticos. Lo terrible en este caso no es solo que se de nuevo se haya pretendido censurar lo que la voz de unas mujeres libres han dicho, sino que alrededor de los gritos de los ofendidos apenas hayamos escuchado la contestación cívica de quienes se supone creen en la libertad, la igualdad y el pluralismo.

Es evidente que corren malos tiempos para la igualdad entendida como el reconocimiento de las diferencias, sobre todo en espacios como el de nuestra ciudad en los que los poderes hegemónicos alimentan sumisiones. Esperemos en todo caso que el próximo 26 de mayo las urnas hablen y de esa manera contrarresten tantas palabras no dichas. Recordando que, como bien nos enseñó una feminista admirable, Audre Lorde, el silencio no nos protege. Y que, aunque a algunos les pese, los cuerpos no son ni un pecado ni un negocio, sino más bien una fiesta en la que todas y todos tenemos derecho a participar.

Publicado en Diario Córdoba, 16 de mayo de 2019:

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…