Ir al contenido principal

LA UNIVERSIDAD DOMESTICADA

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 30-9-2013

Empiezo mis clases con el mismo cosquilleo nervioso que la primera vez, entusiasta ante la enorme responsabilidad que asumo, deseoso de transmitir a mi alumnado eso que la doctrina llamó el "sentimiento constitucional" y, sobre todo, la necesidad, ahora más que nunca, de contar con sus mentes despiertas y comprometidas. Les recuerdo que el saber y la inteligencia es también cuestión de entrenamiento, de trabajar al máximo los músculos del alma y de no aceptar la realidad como un dogma sino como un campo de batalla en el que las armas son las preguntas. Les insisto en que me gustaría que fueran hombres y mujeres rebeldes, porque, como bien sentencia Philip Roth, "el pensar es la mayor transgresión de todas" y "el pensamiento crítico es la subversión definitiva".
Pese al entusiasmo que me impulsa cada septiembre, este año me cuesta más que nunca transmitirles la pasión por unos valores que nos amparan y la credibilidad de un sistema que se agrieta lentamente pero sin pausa. Es imposible disfrazar una realidad que huele a podrido y esquivar el pozo hondo y oscuro por el que se hunde el sistema que nos permitió dejar de ser súbditos y convertirnos en ciudadanos. Aunque esta situación crítica me haga más militante que nunca con los principios en los que creo, me resulta tremendamente complicado despertar sus miradas dóciles cuando todo lo que les rodea parece susurrarles esos versos tan machistas que dicen "me gustas cuando callas porque estás como ausente".
Me siento, además, un bicho raro en una institución que parece tan cómplice de este estado de anestesia general. Hace tiempo que asumí con alegría los costes de mi heterodoxia pero eso no impide que me rebele cada día contra los silencios que me rodean, contra la domesticación de tantas cabezas brillantes que se supone deberían estar liderando propuestas y alternativas, contra el letargo de quienes parecen haberse acostumbrado a una actitud reaccionaria, comodona y servil. Esos mismos que, se supone, deben transmitir el cuerpo y el alma de los saberes a los futuros profesionales, pero que parecen no inmutarse cuando permanentemente traicionan el que yo creo que debería ser el verdadero espíritu universitario. Ese que poco tiene que ver con las máscaras de las ceremonias y los encajes rituales, sino el que entronca con la responsabilidad social de una institución que debería ser inconformista, batalladora, incluso revolucionaria.
Nunca en las últimas décadas ha habido más motivos que ahora para que, como universitarios, alcemos la voz y nos convirtamos en referente que resuene en el espacio público y en generadores de alternativas. Sin embargo, lo único que detecto a mi alrededor es un victimismo facilón en el mejor de los casos y un acomodo cínico en muchos de los que, también en esta casa que no es tan impoluta como parece, se benefician de las prebendas con que el poder premia a los que no son aguafiestas. Indudablemente son muchas las carencias que tiene la Universidad española, como muchas son las barbaridades autonómicas que en los últimos años han inflado un sistema insostenible, y como también es cierto que son más de las que parece las aportaciones positivas de muchos que proyectan socialmente su compromiso docente e investigador. Pero, a mi parecer, el mayor mal que nos aqueja es precisamente esa pasividad castradora, la ausencia de liderazgo y la renuncia a ser un motor transformador y hasta subversivo. Una situación que la pesadilla boloñesa, que nos hemos tragado sin rechistar y como adocenados sirvientes, no ha hecho sino alimentar. Por todo ello, el mejor propósito de enmienda que deberíamos plantear si queremos empezar a construir una enseñanza superior de la que nos sintamos orgullosos es la recuperación del pulso cívico perdido. Un reto que deberíamos empezar olvidándonos de esa complicidad perversa que tenemos con la decadencia del sistema. Solo entonces seremos dignos de cantar en la plaza pública el Gaudeamus Igitur.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…