Ir al contenido principal

(EXCEPCIONALMENTE) UNA HEROÍNA

La punta del iceberg, primer largometraje de David Cánovas, no es una gran película. Sin embargo, merece la pena verse por muchas razones. De entrada, porque la historia que nos cuenta muestra precisamente la punta de un sistema, el neoliberal, construido sobre la explotación y la progresiva negación de los derechos de lxs trabajadorxs. En ella, la protagonista, Sofía Cuevas (Maribel Verdú) es directiva de una gran empresa a la que han encargado una difícil tarea. La compañía multinacional en la que trabaja se ha visto sacudida por el suicidio de tres de sus empleados. Ella será la encargada de llevar a cabo un informe interno que trate de aclarar lo sucedido.  Al tratar con los trabajadorxs y relacionarse con ellxs, Sofía se da cuenta del ambiente que reina en la empresa, donde el trato es hostil y competitivo, y lo único que importa es el resultado final, la productividad, los dividendos. Lo de menos son las vidas de quienes allí trabajan y por supuesto los derechos que tardaron siglos en conquistarse. Desde su modestia, esta película española, que se ve lastrada por el excesivo peso de su origen teatral, bien podría sumarse a las que en los últimos años están mostrando los efectos devastadores no ya de la crisis económica sino de un modelo que, me temo, ha llegado para quedarse.

Pero más allá de ese interés, lo más singular de esta película es, sin duda, el protagonismo del personaje que encarna con su habitual solvencia - y con esa mirada tan poderosa y tan frágil al mismo tiempo - Maribel Verdú. No es habitual en nuestro cine, ni en el cine en general, que el protagonismo esté en manos femeninas y mucho menos que quien lleve el peso de la historia sea, como en este caso, una mujer profesional, independiente, de la que además nada sabemos - ni nos importa - de su vida privada, de sus amores o de su familia. Tampoco parece relevante su manera de vestir, o su maquillaje, o la dimensión puramente estética (cosificada) de sí misma y de su contexto. Lo que nos interesa de ella, como tan acostumbrados estamos en el caso de los protagonistas varones, es su faceta pública y, desde el punto de vista narrativo, su papel en el desarrollo de la trama y, por tanto, cómo es a través de su mirada y de sus pasos como se va construyendo la historia. En este caso, pues, los personajes masculinos, que son la mayoría, son secundarios, giran en torno a ella y acaban además supeditados al enorme poder que Sofía, pese a todo, acaba teniendo al final de la historia.

Porque Sofía es una heroína en un mundo tan macho como el empresarial. Ha de hacerse su lugar y ha de imponer su voz en unos espacios prácticamente monopolizados por varones, tal y como nos refleja la película: todos los jefes son hombres, el Consejo de Administración ni siquiera tiene una "mujer cuota",  las mujeres siguen siendo mayoritariamente las secretarias (y las amantes). Y pese a que ella también en determinados momentos ha sido cómplice del sistema, se ha beneficiado de él y ha adoptado las pautas masculinas para triunfar, lo más interesante de la película es comprobar cómo llega un momento en que Sofía se atreve a romper con las ataduras. Apuesta por un salto ético y no le importa desafiar a los que tienen las riendas, aunque eso tenga consecuencias negativas para ella.  De esta manera, el personaje que interpreta la Verdú ejerce un heroísmo de película no solo por la singularidad de ser una mujer valiente y empoderada en un mundo de hombres sino también porque se alza contra las injusticias y apuesta por no perder de visa la dimensión humana del trabajo y de la empresa. Quizás la lectura del final de la película, que no voy a contar, podría hacernos pensar que mujeres como Sofía acaban siendo víctimas del sistema. Yo prefiero quedarme con la lectura de que en seres como ellas está la esperanza de que este mundo funcione de otra manera.





Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…