Ir al contenido principal

CARTA REPUBLICANA A LOS REYES

Las fronteras indecisas


Diario CÓRDOBA, 6-12-2014

Mis queridos Reyes Magos, como bien saben son ustedes las únicas majestades en las que cree mi alma
republicana y, por tanto, las únicas a las que cada año escribo confiando en que la magia supla lo que la realidad insiste en negarme. Cada seis de enero recupero la ilusión del niño que nunca dejé de ser y busco entre los paquetes argumentos para la alegría. Este año mi carta es tal vez más reivindicativa que nunca y no tengo muy claro, permítanme que dude, que esté en sus manos la posibilidad de traerme el regalo que en este 2014 tanto deseo.

Después de un 2013 en el que he andado reseteando mi disco duro, y en el que tantos nubarrones han hecho cada día la vida más complicada en este país de pandereta y lazarillos, empiezo el año en un estado superior a la indignación y absolutamente herido. Me sangra la piel de ciudadano demócrata mientras asisto a las cada vez mayores negaciones de nuestras libertades, mientras le resto credibilidad a los que dicen representarme, mientras compruebo como crecen las distancias entre los que tienen más y los que tienen menos. Desolado cuando certifico que la igualdad se va rompiendo en mil jirones y el sueño del Estado de Derecho se desvanece. Más que triste cuando percibo además que la gran mayoría de los que me rodean siguen anestesiados, consumidores más que ciudadanos, cómplices en muchos casos por omisión de la gran estafa que está suponiendo la suma de capitalismo salvaje y el sucedáneo de democracia que nos gobierna.
Ante este panorama tan desolador, en el que la suma de jerarcas patriarcales que juegan con nuestras vidas no dejan de acumular poder y de dogmatizar los principios en nombre de su egoísta beneficio, no puedo sino escribir una carta en la que mi sueño es que se haga al fin carne la urgente rebelión cívica que necesitamos. Porque ha llegado el momento, sin más dilación, en el que la ciudadanía hagamos nuestra la soberanía perdida, la capacidad de control que durante años dejamos de ejercer sobre nuestros representantes, la militancia incluso feroz en la igualdad diferenciada. Porque ya está bien de huir de las responsabilidades que nos corresponden y de hacer recaer todas las culpas en quienes, aun teniendo efectivamente un grado mayor de responsabilidad en el desastre que vivimos, no son los exclusivos hacedores de la progresiva degeneración que nos pisotea. No cabe duda de que la moral heredada del catolicismo más añejo sigue haciendo estragos en nuestro entendimiento de las culpas y los compromisos.
Por todo ello mis queridos Reyes - o Reinas, porque siempre he pensado que bajos esos ropajes cabía la posibilidad de infinitas sexualidades, es decir, siempre he soñado con que fueran ustedes unos monarcas queer - , lo único que les pido en este enero en el que me siento un ave renacida es una inyección de pulso ciudadano. El aliento que nos haga recobrar el movimiento perdido y nos haga retomar las calles, las voces y hasta la guillotina si hiciera falta. Porque este país está pidiendo a gritos un punto y aparte, el cierre de capítulos que ya apestan y la apertura de un nuevo proceso constituyente. A una redefinición del contrato que nos permita abandonar la posición de súbditos y que haga verdaderamente compatibles libertad, igualdad y pluralismo.
Espero que mi petición no quede en el fondo de sus sacos y sea posible al fin que en esta España camisa blanca de mi esperanza protagonicemos la revolución republicana, laica y feminista que algunos ansiamos. Aunque soy consciente de que ustedes solo podrán regalarnos el aliento. La acción depende de la suma de razón y emoción desde la que todos y cada uno de nosotros deberíamos empezar a despertar y así recobrar el poder que nunca deberían habernos usurpado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…