Ir al contenido principal

MOLLY BLOOM: La mujer sujeto


A quien tenga dudas de por qué es necesario que haya más mujeres dirigiendo cine o teatro le recomiendo que no se pierda  estas próximas semanas la Molly Bloom que la actriz y directora Magüi Mira encarna tras haberla pasado por el tamiz de su ser. Por el filtro emocional y físico de sus vivencias y por la mirada de quien es consciente de que, por haber nacido mujer, tiene que remover obstáculos que corren en paralelo a los privilegios que nosotros los hombres disfrutamos. Lo más grandioso del texto puesto en escena por la directora que un día soñó con ser amazona es que fue escrito por un hombre, James Joyce, hace justo un siglo y que además, ella misma lo representó en 1979 en la versión que del último capítulo del Ulises hizo Sanchís Sinisterra.

Han pasado más de cuarenta años por este país y por la vida de Magüi, las mujeres han ido conquistando espacios de autonomía que entonces eran apenas una promesa en la incipiente democracia, la sociedad en general ha ido tomando conciencia de que la discriminación femenina es estructural y que los hombres seguimos usando violencias cotidianas para mantener nuestra posición de dominio. Hemos avanzado en igualdad, pero seguimos arrastrando, sobre todo siguen arrastrando ellas como una mochila cargada de piedras, una cultura machista y androcéntrica que se empeña en negarles una voz y una habitación propias, la subjetividad que es la base de la dignidad y el reconocimiento de su autoridad como seres equivalentes a nosotros, aún tan empeñados en ser fieles al mandato de genialidad que nos conecta con los dioses clásicos y con tanta masculinidad sagrada. Todo ello, además, en un momento complejo de reacción patriarcal y de exhibicionismo machista que incluso se propaga por las tribunas de los parlamentos.

No tuve la oportunidad de ver aquella noche de Molly Bloom que se estrenó cuando en este país apenas se habían modificado los artículos del Código Civil que convertían a la esposa en una eterna menor de edad, pero sí que puedo imaginar que la relectura que de ella ha hecho Magüi Mira no tiene nada que ver con la que en su día le generó tantas alabanzas, aunque el "genio" no fuera ella. En prácticamente hora y media, y después de haberse quedado con 7.400 de las 24.000 palabras que conforman el último capítulo del Ulises de Joyce,  la actriz, que es Molly pero que podría ser cualquier mujer, cuestiona y retuerce los mandatos de género y se reivindica como sujeto pensante y deseante. De esta manera, la Molly de Mira, que es la que habitaba en el texto del irlandés tan solo necesitada de una mujer que con mirada violeta la rescatase, se convierte en la voz de las que hoy, en pleno siglo XXI, quieren ser las dueñas de su cuerpo y de sus deseos, liberadas al fin de los yugos falocéntricos y de los versos de un amor romántico que las mantuvo siempre atadas a la pata de la cama. La cama que es para Molly/Magüi el espacio, y el tiempo, en el que bucear por recuerdos amargos, lujurias insatisfechas, pecados sin arrepentimiento y reglas del juego dictadas por aquellos que como Leopold, como los Ulises viajeros y heroicos, como los destinados a cumplir grandes misiones y a mantenerse erguidos en la verticalidad del poder, han sido siempre, hemos sido siempre, los señores en la casa y en la cama. Los diligentes padres de familia y los puteros, los sordos a la piel que clamaba de ellas y los empeñados en azotar sus culos como si fueran animales. Las mujeres, en fin, como objetos penetrables, como suma de orificios para el placer nuestro, eternas cumplidoras del deber de satisfacer nuestros deseos.

La Molly de Magüi Mira es un grito descarnado de las Penélopes hartas de tejer por las noches, de las cantantes que nunca llegaron a ser "prima donna", de las que siempre esperaron que en vez de libros de poemas les regalaran manuales para estudiar. Las que tuvieron que ocultar su cuerpo bajo capas y capas de normas morales y burkas cosidos de acuerdo con patrones masculinos. Las que vivieron ajenas a los placeres de la carne y a los recovecos de sus pieles encendidas. Las hartas de recibir semen en la cara como si fueran las protagonistas de una película porno. Las cansadas de esperar al hombre tierno y empático, y limpio, con el que compartir lujuria. Las que a veces encontraron en otra igual el cáliz abierto de las amapolas.

Magüi Mira, que no se resiste a ser borrada del mapa por haber nacido con un agujero entre las piernas, además de por haber cumplido los años que a nosotros nos convierten en eminencias y a ellas las reducen a abuelitas, suelta todo el lastre de Molly con ternura y humor. Con la aparente sencillez de quien está contando a una amistad cercana, en una noche de insomnio, los fantasmas que la persiguen y los sueños que anhela. Sin más objetos que una cama de hierro, su infierno y su paraíso, y una ropa oscura que tal vez nos esté diciendo que con frecuencia Molly quiso ser un hombre. Sin enaguas ni encajes. Con botines de sufragista y el pelo salvaje de las que ya no se ven obligadas a fingir orgasmos. Su interpretación nos conduce de la risa a la emoción, del precipicio a los tejados por los que libres pasean los gatos, de las luciérnagas de Gibraltar a las oscuras salas donde los hombres hablan y hablan de política. Y todo su cuerpo, desde los pies que con timidez bailan al pelo blanco que a veces se nos antoja de colores, se  convierte así en el pasadizo por el que las palabras de Joyce nos llegan como si de un juego erótico se tratase. Olor y tacto de melocotones, una mezcla de ciruelas y manzanas. Y en el aire de la sala, como si una bandera ondease al viento, las heridas abiertas de tantas mujeres y ojalá, sí, ojalá, los interrogantes clavados como puñales en el pecho de los hombres.

FOTOGRAFÍA: Daniel Pérez (Teatro Echegaray, Málaga)

Publicado en Diario Público, 12 de enero de 2022:

https://blogs.publico.es/otrasmiradas/55546/molly-bloom-la-mujer-sujeto/

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

  De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.   Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un n

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz". Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: " Sor Juana había convertido la inferioridad

ROCÍO CARRASCO: EL ESPECTÁCULO DEBE CONTINUAR

  LO PERSONAL ES POLÍTICO, NO UN ESPECTÁCULO No, no voy a hablar de Rocío Carrasco. Vi y escuché su testimonio, el primero de una larga serie, y me sobrecogió: es fácil detectar en su rostro y en sus palabras el patrón de un maltrato psicológico continuado. Quien haya vivido una situación similar en carne propia o quien la haya tenido bien cerca pudo reconocer gestos y palabras. De la misma manera que, recientemente, pero en un formato y en un contexto completamente distintos, reconocimos y empatizamos con el dolor de Nevenka Fernández. En ambos casos, la voz de las mujeres como fractura de la ley del silencio que ha servido durante siglos para mantener en el púlpito al patriarca: el verbo como poder, la negación de la palabra como condena. Tampoco voy a hablar de lo evidente. Es decir, de la importancia que se visibilice lo invisible, que se ponga rostro a lo que a veces incluso cuesta trabajo admitir como mera estadística, que determinados mensajes lleguen a la ciudadanía con el obje